Un hombre que llevaba seis bombas molotov y asaltó con un machete a un guardia en el Aeropuerto Internacional Louis Armstrong, de Nueva Orleans, murió debido a las heridas de bala que sufrió al enfrentarse a la policía.

Se desconoce aún cuáles eran las intenciones del sospechoso El sheriff del condado Parroquia de Jefferson, Newell Normand, informó a la prensa que el atacante, identificado como Richard White murió en un hospital de Nueva Orleans, a donde fue llevado tras haber recibido tres tiros de un agente de la policía del condado.

Tras atacar a un guardia de la Administración de Seguridad en Transporte (TSA), White, de 62 años, fue sometido por un agente, que le disparó cuando el agresor perseguía con un machete y con un frasco de repelente contra insectos a otro guardia.

Normand señaló que White llegó al aeropuerto portando una bolsa, en la que fueron encontradas seis botellas de cristal llenas de gasolina y con mechas de tela, así como un encendedor.

Las autoridades localizaron en el automóvil de White, que estaba estacionado en el aeropuerto, bombas de humo, así como tres tanques que contenían, respectivamente, acetileno, freón y oxígeno.

Dijo que se desconoce aún "cuáles eran las intenciones del sospechoso o qué fue lo que provocó que atacara al guardia de la TSA. Nadie en este momento tiene alguna noción de lo que desencadenó este comportamiento".

"Como ustedes saben, esto fue un incidente inesperado que involucró a un individuo claramente perturbado", dijo el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, en la rueda de prensa.

Elogios

En un comunicado, el secretario estadounidense de Seguridad Nacional (DHS), Jeh Johnson, dijo que el incidente es "un recordatorio de la variedad de amenazas que enfrentamos y la importante labor que los hombres y mujeres de la Administración de Seguridad en el Transporte hacen todos los días para mantener a millones de pasajeros seguros".

"Afortunadamente, nuestros oficiales de seguridad de transporte no fueron gravemente heridos y sus acciones parecían haber evitado que el agresor infligiera más daño", indicó.

Johnson elogió a la Oficina del Sheriff de la Parroquia de Jefferson por su respuesta rápida y decisiva para detener al agresor.