El gobierno da por muertos a los once militares desaparecidos tras un accidente en Florida

  • Siete marines y cuatro soldados habían desaparecido después de que el helicóptero en el que viajaban se hubiese estrellado.
  • El helicóptero accidentado participaba junto a otra aeronave del mismo modelo en unas maniobras rutinarias nocturnas.
  • La zona donde tuvo lugar el accidente estaba bajo una alerta por niebla el martes por la noche.

Las autoridades creen que los siete marines y cuatro soldados estadounidenses que desaparecieron están muertos.

La zona donde tuvo lugar el accidente estaba bajo una alerta por niebla El helicóptero militar en el que viajaban se estrelló de madrugada en el estado de Florida, según las autoridades, que habían emprendido una operación de búsqueda.

La desaparición de la nave fue reportada alrededor de las 8:30 p.m. del martes y equipos de búsqueda y rescate encontraron restos del accidente en torno a las 2 a.m. del miércoles, explicó el vocero de Eglin, Andy Bourland.

La zona donde tuvo lugar el accidente estaba bajo una alerta por niebla el martes por la noche y las condiciones climáticas se mantenían el miércoles por la mañana, indicó la especialista de asuntos públicos de Eglin Sara Vidoni.

Los marines formaban parte de un grupo de operaciones especiales con sede en Camp Lejeune y los soldados procedían de la unidad de la Guardia Nacional radicada en Hammond, Louisiana, dijeron funcionarios de la base.

Se encontraban en una misión de entrenamiento

Los nombres de los afectados no se hicieron públicos a la espera de notificar a sus familiares, señaló, añadiendo que el helicóptero estrellado despegó del cercano aeropuerto de Destin y se unió a otra aeronave en las maniobras. El helicóptero UH-60 Black Hawk, se cayó durante una misión de entrenamiento rutinaria en una remota zona de playa entre Pensacola y Destin. La playa es propiedad del ejército y suele utilizarse para sus ejercicios.

La zona de entrenamiento incluye un tramo de más de 32 kilómetros (20 millas) en primera línea de playa que el ejército controla desde antes de la II Guerra Mundial.

La policía militar vigila de cerca el espacio, conocido por el alquiler ilegal de motos acuáticas o tablas de paddle surf.

El responsable de prácticas, Glenn Barndollar, dijo a la Associated Press en Agosto que la playa proporciona una zona de entrenamiento ideal para unidades de operaciones especiales de todas las ramas del ejército porque pueden ensayar en el agua, la arena o en la bahía.

En uno de los ejercicios habituales, los soldados saltan al agua desde botes o helicópteros y tienen que lograr regresar a la orilla por sí mismos.