Las autoridades municipales de Ferguson se reunirán de nuevo en unas dos semanas con funcionarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos para entregar un plan que deberá mejorar la policía municipal luego de un reporte muy crítico dado a conocer esta semana que evidenció patrones de sesgo racial, dijo el viernes el alcalde James Knowles.

Knowles dijo a The Associated Press que la meta es concretar un acuerdo con el gobierno federal. No se ha fijado una fecha específica para la reunión.Esperamos llegar a un acuerdo y seguir adelante. Tenemos que presentar soluciones

"Ellos quieren escuchar lo que haremos", dijo Knowles en una entrevista telefónica. "Esperamos llegar a un acuerdo y seguir adelante. Tenemos que presentar soluciones", agregó.

El Departamento de Justicia anunció el miércoles su decisión de no encausar a Darren Wilson, el ex policía blanco de Ferguson que mató a tiros a Michael Brown, por cargos federales de violación de derechos civiles. Brown tenía 18 años y estaba desarmado. Un jurado de instrucción del condado de St. Louis tampoco encontró pruebas de un delito y anunció en noviembre que Wilson no sería encausado.

Sin embargo, un reporte separado del Departamento de Justicia dado a conocer el miércoles concluyó que en los sistemas policial y judicial de Ferguson, un suburbio de St. Louis, había patrones de sesgo racial, intolerancia y actividades en busca de ganancias, que han venido a representar la tensión entre las minorías y la policía en casi todo Estados Unidos.

La mayoría de los policías y funcionarios electos de Ferguson son blancos, mientras que dos terceras partes de los 21,000 habitantes son negros.

Estudian el reporte con detalle

Knowles dijo que las autoridades municipales están estudiando el reporte "renglón por renglón" antes de determinar las reformas. Al preguntársele sobre el jefe de policía, Tom Jackson, Knowles dijo que él sigue al frente de la fuerza policial, pero declinó hablar del futuro de Jackson, quien no devolvió mensajes que le solicitaban comentarios al respecto.

"No estoy aquí para cortar cabezas", dijo Knowles. "Tenemos que evaluar todo el reporte, determinar los problemas sistémicos y decidir qué vamos a hacer para solucionarlos".

El alcalde dijo que conoció de los correos electrónicos el miércoles, después de reunirse con funcionarios del Departamento de Justicia en St. Louis. Dijo que se molestó tanto que ordenó cancelar las cuentas de correo de los tres empleados mientras estaba en un vehículo regresando a Ferguson tras la reunión.

Knowles dijo que no hay pruebas de que Jackson u otros funcionarios policiales conocieran la existencia de esos correos.