Una investigación federal sobre la muerte a manos de la policía de un joven de 18 años desarmado en Ferguson, Missouri, dejó al descubierto lo que las autoridades federales describieron como prácticas policiales racistas y centradas en los beneficios económicos en el pequeño suburbio de Saint Louis.

Poco después del tiroteo se abrieron dos investigaciones federales separadas Aunque el Departamento de Justicia absolvió al agente Darren Wilson de cargos federales sobre derechos civiles por la muerte en agosto de Mike Brown, pidió profundos cambios en una ciudad donde los agentes se envían correos electrónicos racistas, multan sobre todo a conductores negros que generan millones de dólares en negros, y emplean de forma rutinaria lo que los investigadores consideraron fuerza excesiva sobre las personas detenidas por delitos menores o inexistentes.

El fiscal general del Estado, Eric Holder, dijo este miércoles que el departamento "encontró una comunidad que estaba profundamente polarizada, una comunidad donde la profunda desconfianza y hostilidad a menudo caracterizaba las interacciones entre la policía y los vecinos de la zona". El alcalde de Ferguson, James Knowles III, dijo que ya se habían tomado medidas para corregir problemas.

"Debemos hacerlo mejor no sólo como ciudad, sino como estado y como país", dijo el alcalde. La muerte de Brown desató protestas y un diálogo nacional sobre la raza y las labores policiales.

Poco después del tiroteo se abrieron dos investigaciones federales separadas, sobre el incidente concreto y sobre el departamento de policía en general.

Al presentar a la vez los resultados de ambas pesquisas, el gobierno de Obama esperaba compensar la decepción de la comunidad por la conclusión de que el tiroteo tuvo justificación legal con un mensaje de esperanza para los ciudadanos de Ferguson, de mayoría negra.

Las autoridades anunciaron 26 recomendaciones, incluido el entrenar a agentes para reducir la tensión en confrontaciones y prohibir el uso de cuotas de número de multas y arrestos para la fuerza policial y la corte municipal.

Wilson fue absuelto en noviembre por un jurado de instrucción, una decisión que provocó protestas, saqueos e incendios.

El informe federal se mostró de acuerdo en que no hay pruebas que contradigan el testimonio de Wilson de que temió por su vida. Tampoco había testimonios fiables que establecieran que Brown tenía las manos arriba en gesto de rendición cuando fue disparado, indicaron los abogados del Departamento de Justicia. El agente quedó "muy satisfecho" con la conclusión oficial, señaló su abogado Neil Bruntrager.

Por su parte, la familia de Brown se sintió "extremadamente decepcionada", señaló el abogado de los padres, Ben Crump. "Esto subraya la necesidad de cambio y reforma cuando hay un continuado uso excesivo de la fuerza sobre la gente de color por parte de los agentes de policía".

Aunque el gobierno federal declinó procesar a Wilson, expresó graves preocupaciones sobre el funcionamiento de la policía y el tribunal municipal de la ciudad.

Aunque en torno a dos tercios de los 21.000 vecinos son negros, sólo 4 de los 54 agentes nombrados son afroamericanos. La falta de diversidad socavó la confianza de la comunidad, indicó el informe del Departamento de Justicia.

Además, el texto señaló que la ciudad dependía mucho de las multas por infracciones menores, como cruzar la calle por el lugar inadecuado, para obtener ingresos.

La ciudad reunió más de 1,3 millones de dólares en multas y tasas judiciales en 2010, pero para este año fiscal se esperan unos ingresos de más de 3 millones de dólares por los mismos conceptos, señaló Holder.

El fiscal mencionó un caso de 2007 en el que una mujer recibió dos multas de aparcamiento por valor de 152 dólares.

Debido a costes judiciales y otros gastos, por ahora ha pagado 550 dólares, pasó seis días en la cárcel y aún debe 541 dólares. El activista John Gaskin III, miembro del consejo directivo de NAACP, dijo que suele haber largas filas de gente esperando ante el tribunal municipal.

"Parece que fueran a comprar entradas para un concierto de Beyoncé", dijo. "El tema es: todo el mundo ahí es afroamericano". Los investigadores federales encontraron muchos otros ejemplos de discriminación. Una protesta autorizada fue disuelta con una advertencia de la policía de "todo el mundo aquí va a ir a la cárcel".

Y un hombre negro que estaba sentado en un auto con ventanas tintadas fue acusado sin motivo de ser un pedófilo, por un agente de policía que le apuntó con un arma a la cabeza. Entre 2012 y 2014, los conductores negros tenían el doble de probabilidades de que los registraran en paradas de tráfico rutinarias, pero un 26% menos propensos a llevar sustancias de contrabando.

Quejas por mala conducta

De ser aceptadas por las autoridades municipales, las recomendaciones del informe podrían llevar a una reforma de las prácticas básicas de la policía y las autoridades judiciales.

Algunas de sus propuestas son mejoras en la supervisión de agentes, mejorar la contratación y promoción de personal e introducir nuevos mecanismos para responder a las quejas por mala conducta. Las autoridades federales dijeron que los líderes de Ferguson estaban cooperando y abiertos al cambio, y que ya había indicios de mejora.

Durante el mandado de Holder, el Departamento de Justicia ha investigado a unos 20 departamentos de policía por supuestas violaciones de derechos civiles.

Algunos de los procesos llevaron a designar observadores independientes y se han resuelto con acuerdos en los que la policía se comprometió a hacer cambios importantes. "Es bastante evidente que el cambio está en camino. Esto es alentador", dijo Gaskin. "Es desafortunado que Michael Brown tuviera que morir. Pero a pesar de eso, creo que la justicia está llegando".