El Departamento de Justicia no va a presentar cargos federales de derechos civiles contra agente de la policía Ferguson Darren Wilson,por probables delitos federales por la muerte de un joven de 18 años que estaba desarmado cuando le disparó en Ferguson, Missouri.

Se exigen altos niveles de certeza para las pruebasEl oficial blanco mató a tiros al joven negro Michael Brown el pasado mes de agosto, una muerte que desató oleadas de protestas y que llevó a ordenar un nuevo examen nacional de la relación de la policía con las comunidades minoritarias.

Autoridades federales llegaron a la conclusión de que no hay pruebas que contradigan la declaración de Wilson en el sentido de que temió por su seguridad y tampoco hay evidencia confiable de que Michael Brown hubiera levantado las manos cuando recibió los disparos.

Faltan evidencias

La decisión sobre el tiroteo ocurrido el 9 de agosto era esperada, en parte porque en los casos en los que se investiga presunta violación de derechos civiles se exigen altos niveles de certeza para las pruebas.

No hay evidencia confiable de que Michael Brown hubiera levantado las manos cuando recibió los disparosWilson, quien declaró que Brown lo golpeó en la cara y trató de quitarle la pistola durante un forcejeo, también había sido exonerado por un jurado de investigación de Missouri en noviembre y renunció posteriormente a la policía.

Los hallazgos de la investigación de la Justicia sobre el incidente llegan seis meses después de la muerte del joven negro de 18 años que aquella fatal noche se encontraba desarmado frente al agente de policía Darren Wilson

De acuerdo con la investigación, "varios testigos declararon que Brown parecía representar una amenaza física para Wilson mientras se dirigía hacia él".

La noticia es el segundo varapalo para la familia del joven Brown y para los defensores de los derechos civiles en todo el país. El primer golpe llegó el 24 de noviembre de 2014, cuando un jurado investigador decidió no acusar formalmente al agente Darren Wilson.

El gran jurado emitió su dictamen en Clayton, Missouri, después de analizar pruebas físicas, testimonios y otras evidencias en 25 sesiones. La decisión se basó en las pruebas físicas, ante las contradicciones y modificaciones de los testigos.

Un informe prueba el racismo en Ferguson

La noticia llega casi un día después de que el Departamento de Justicia emitiese un adelanto de un informe, realizado tras la muerte del adolescente negro el pasado verano, donde el gobierno admite que existe sesgo racial en la Policía y en las cortes de Ferguson.

Según el informe, en los últimos dos años, los ciudadanos afroamericanos de Ferguson, que suponen el 67% de la población, fueron objeto del 85% de las detenciones de tráfico, el 93% de los arrestos, y el 88% de los casos en los que la policía empleó la fuerza.