Hay pocos estados donde la influencia de los inmigrantes es tan evidente como en Florida, según un informe difundido el martes que también señaló que el estado perdería millones de dólares en actividad económica si los inmigrantes sin residencia fueran expulsados.

Uno de cada cinco habitantes del estado es inmigrante y cerca de la mitad se ha naturalizado estadounidense y está en condiciones de votar, indicó el informe "Nuevos estadounidenses en la Florida: El poder político y económico de los inmigrantes, latinos y asiáticos en el estado del sol", que destacó además que casi un cuarto de la población del estado es latina y vota.

En las elecciones del 2012, uno de cada cinco votantes empadronados en Florida era inmigrante o un hijo de inmigrantes  El reporte de Florida del American Immigration Council fue difundido el mismo día en que se conocieron estudios similares de otros nueve estados, entre ellos California y Texas.

Utilizando estadísticas recopiladas por la Oficina del Censo, el Centro Hispano Pew y otros organismos, los informes enfatizaron las contribuciones que realizan los inmigrantes en todo el país como trabajadores, contribuyentes de impuestos y empresarios; así como también su creciente poder político.

En el apartado sobre las contribuciones económicas, el reporte señaló que 24.5% de la mano de obra laboral de Florida es de inmigrantes, unos 2.3 millones de personas.

Los inmigrantes sin autorización legal pagaron más de 700 millones de dólares en impuestos estatales y locales en 2010 y si fueran expulsados de Florida el estado perdería casi 44,000 millones de dólares en actividad económica, 19,500 millones en producto estatal bruto y unos 263,000 empleos, según estadísticas del Perryman Group y The Institute for Taxation and Economic Policy incluidas en el reporte.

A su vez, uno de cada cinco votantes empadronados en Florida era inmigrante o un hijo de inmigrantes en los comicios presidenciales de 2012, indicó el informe, tras señalar que se trata de un grupo numeroso y creciente dentro del electorado estatal.

La población extranjera de Florida creció de 12.9% en 1990 a 19.4% en 2013, de acuerdo con información de la Oficina del Censo. En 2013 vivían en el estado unos 3.8 millones de inmigrantes, lo que equivale a cerca del total de la población de Los Ángeles, en California.

Los inmigrantes sin autorización legal representaban 4.8% de la población de Florida, o unas 925,000 personas, en 2012, según el Centro Hispano Pew.

La población latina, en tanto, creció de 12.2% en 1990 a 23.6% en 2013, cuando ascendía a poco más de 4.6 millones de personas. Y del total de votos emitidos en los comicios de 2012 el 17.3% fue de latinos.