El gobierno venezolano puso en vigencia una resolución en la que Estados Unidos quedó excluido del listado de países beneficiados de la supresión de visas para turistas, en medio del aumento de las tensiones entre Caracas y Washington

La medida fue divulgada el martes en la Gaceta Oficial. La canciller venezolana Delcy Rodríguez defendió la víspera la medida y aseguró que era una acción de "reciprocidad" respaldada por el "derecho internacional".

A inicios de febrero el Departamento de Estado suspendió las visas a 32 funcionarios venezolanos La exigencia de visa de turista para los estadounidense fue anunciada el 28 de febrero por el presidente Nicolás Maduro como parte de una serie de acciones que incluyeron la reducción del personal de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, y el requerimiento de que toda reunión que vayan a hacer en Venezuela los funcionarios estadounidenses "debe ser notificada y autorizada previamente".

Rodríguez indicó el lunes que las autoridades estadounidenses deberán presentar en dos semanas el "plan en cuanto a la clasificación de rango de funcionario que deberán permanecer en nuestro país acreditados", que según explicó deberán limitarse a "17 funcionarios".

El gobierno también puso en vigencia la prohibición del ingreso al país del expresidente George W. Bush, el ex vicepresidente Dick Cheney, el exdirector de la CIA George Tenet y los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart, Bob Menéndez y Marco Rubio.

En las últimas semanas han surgido nuevas fricciones entre Washington y Caracas tras las acusaciones de Maduro de que desde Estados Unidos se estaría conspirando contra el gobierno venezolano, señalamientos que han sido rechazados reiteradamente por voceros del Departamento de Estado.

A inicios de febrero el Departamento de Estado suspendió las visas a 32 funcionarios venezolanos, entre ellos siete acusados de violar derechos humanos durante las protestas callejeras que dejaron 43 muertos el año pasado en el país sudamericano y otros nueve señalados de incurrir en actos de corrupción.

Washington anunció la medida poco después de que Maduro acusó al vicepresidente Joe Biden de conspirar para derrocarlo.

Los 32 sancionados se suman a los 24 funcionarios venezolanos a los que Estados Unidos suspendió la visa en julio de 2014.