Nuevos puntos carreteros de revisión y contratar a oficiales de policía retirados son algunas de las claves de una extensa propuesta de ley para la seguridad fronteriza de Texas, que según afirmaron los republicanos el lunes, mejorará la seguridad en la zona como prometió el nuevo gobernador, Greg Abbott.

Es el plan más extenso de seguridad fronteriza luego de dos meses bajo la nueva legislaturaLa propuesta de la cámara baja es el plan más extenso de seguridad fronteriza luego de dos meses bajo la nueva legislatura y sigue al pie de la letra las prioridades delineadas por Abbott. La propuesta generó una reacción de espera y ansia de los demócratas que temen que medidas más severas de inmigración entren en juego.

En esta ocasión han mostrado cierta inquietud con el lenguaje de la propuesta, que con convertiría en delito grave el "alentar o inducir" a alguien a permanecer sin permiso en el país. Algunos se preguntan si eso se refiere a los grupos que defienden y ayudan a los inmigrantes que están en Estados Unidos de forma ilegal, o a los individuos que sin saber contratan una niñera sin permiso de residencia.

"Debemos asegurarnos de que las definiciones en la propuesta estén ajustadas, dijo el representante estatal demócrata, Rafael Anchia.

Una propuesta necesaria

El representante estatal republicano, Dennis Bonnen dijo que esos escenarios no son el tema de la propuesta. Repitiendo el mantra entre los conservadores de Texas durante casi una década, Bonnen dijo que su extensiva propuesta era necesaria para atender la escasez de recursos y fondos provenientes de Washington.

"Texas debe seguir llenando el hueco", comentó Bonnen.

Texas debe seguir llenando el huecoLa propuesta también pide al estado examinar si Texas puede aliarse con el gobierno federal para crear más puntos de revisión para el tránsito con rumbo a México cerca de la frontera, y deja la puerta abierta para que una compañía privada opere los puntos de revisión. También se establecería un nuevo cuartel para las autoridades en el valle de Rio Grande.

La propuesta subraya el retorno a sus lugares de origen de patrulleros estatales asignados al valle del Río Grande de locaciones remotas como Amarrillo o Lubbock. El plan acelera la contratación de nuevos patrulleros, establece semanas laborales de 50 horas para algunos y crea cuerpos de reserva para oficiales retirados del Departamento de Seguridad Pública de Texas que estén disponibles para llamados.

La contratación de cientos de patrulleros estatales adicionales es parte fundamental de la agenda de Abbott sobre seguridad fronteriza, principalmente porque señala que la Guardia Nacional no puede dejar la frontera entre México y Texas hasta que eso suceda.

Abbott ha dicho que un número no divulgado de elementos de la Guardia Nacional permanecerán en Rio Grande hasta que el estado contrate a más oficiales para reemplazarlos. Eso podría llevar más de un año bajo los estándares actuales de reclutamiento y entrenamiento de patrulleros.