Los republicanos tienen dificultades para demostrar que controlan el Congreso

  • Han pasado dos meses desde que tomaron el control del Congreso.
  • Su líder John Boehner no ha logrado demostrar quien está al mando.
  • La derrota sobre la ley presupuestaria para el DHS expuso sus debilidades.
  • Su actual dependencia de los demócratas en momentos cruciales es clara.

A dos meses de haber tomado el control total del Congreso, los líderes republicanos están batallando por demostrar que en verdad están al mando.

Las debilidades de John Boehner ante los conservadores insubordinados han quedado expuestasLa sorprendente derrota de la Cámara de Representantes el viernes sobre una ley presupuestaria de tres semanas para el Departamento de Seguridad Nacional expuso las debilidades de su presidente John Boehnerante conservadores insubordinados.

También volvió a demostrar su necesidad de depender de los demócratas en momentos cruciales mientras el acuerdo para una ley presupuestaria de una semana por parte del partido minoritario ayudó a Boehner a lograr el objetivo apenas unas horas antes del cierre parcial de actividades que amenazaba la agencia.

El presidente Barack Obamafirmó el proyecto de ley poco después de la medianoche.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano de Kentucky, ya había accedido a las demandas de los demócratas y había retirado las conflictivas provisiones que desafiaban las políticas de inmigración de Obama de la versión de su cámara del proyecto de ley del presupuesto para Seguridad Nacional.

Boehner y McConnell enfrentados

Los dos líderes encaran desafíos distintos y, generalmente enfrentados, en su intento por producir el gobierno responsable que prometieron a los votantes en las elecciones de noviembre, cuando los republicanos tomaron control del Senado e incrementaron su mayoría en la Cámara de Representantes a su máximo nivel en 70 años.

Obviamente no estamos consiguiendo buenos resultados, ¿o sí? Luego de dos meses en el nuevo Congreso, los serios límites a sus capacidades tienen enfrentados a Boehner, republicano de Ohio, y McConnell, mientras pretenden trazar un camino para los últimos dos años del gobierno de Obama. Ese sendero podría ayudar a que su partido regrese a la Casa Blanca y tal vez incluso producir un par de logros legislativos.

"Obviamente no estamos consiguiendo buenos resultados, ¿o sí? Me baso siempre en resultados", dijo el representante de Louisiana, John Fleming, uno de varios republicanos frustrados con el rendimiento de su partido, particularmente con la propuesta de ley sobre Seguridad Nacional.

"Nuestro liderazgo dejó el escenario listo para esto", señaló Fleming. "Y no vemos realmente muchos mensajes, coordinación o comunicación".

Incluso cuando Boehner tiene mucho respaldo, no es el suficiente para asegurar la mayoría en ciertas propuestas, especialmente en temas como inmigración, educación o aborto. La ventaja republicana es de 245 a 188 con dos vacantes.

No cuentan con una estrategia política para detener la impunidad de ObamaUn frustrado Devin Nunes, representante republicano de California y quien encabeza el Comité de Inteligencia de la Cámara, acusó a "un pequeño grupo de farsantes miembros conservadores que no tienen propuestas políticas creíbles y no cuentan con una estrategia política para detener la impunidad de Obama" y parecen "no estar conscientes de que no se puede seguir así si no se toman las boletas de votación en serio".

McConnell compite con reglas del Senado que le otorgan importantes derechos al partido minoritario, y el líder demócrata, Harry Reid, de Nevada, es experto en explotarlas.

Los republicanos tienen 54 escaños, seis menos de los 60 necesarios para asegurar una aprobación en la mayoría de las legislaciones.