Policía de Los Ángeles
Varios agentes de la policía angelina, en un operativo. Shay Sowden / Wikipedia

Un agente de policía de Los Ángeles disparó e hirió a un chico, de 15 años, tras verle en un callejón cerca de alguien que sostenía lo que parecía un arma, según dijeron las autoridades el jueves.

Le pidieron al joven que soltase el arma y al no obedecer uno de ellos abrió fuego "Lo que el agente creía era un arma resultó ser un arma de réplica", dijo un sargento.

El chico, Jamar Nicholson, fue traslado a un hospital y dado de alta el mismo día.

Un capitán de la policía local se disculpó con la madre del herido, pero Nicholson dijo que quería lo mismo del agente que disparó. "No quiere verle otra vez", dijo a Los Angeles Times, "pero sí quiero ése 'lo siento'''.

Dos agentes vieron a un adolescente apuntando a otra persona con lo que creían era un arma el martes por la mañana. Los agentes ordenaron al chico que soltara el arma, explicaron las autoridades. Cuando no obedeció, uno de ellos abrió fuego.

El joven dice que no escuchó nada

El adolescente que sostenía la réplica no resultó herido, pero Nicholson, que estaba a su lado, recibió el balazo. Nicholson rechazó la versión de las autoridades, diciendo "Prometo que no oí nada" como una orden de que soltaran el arma, y dijo que el agente disparó justo después de gritar "¡Quietos!".

El joven mostró a Times un vendaje en el antebrazo, donde le alcanzó la bala.

La policía mostró el arma falsa el jueves y señaló el peligro que conllevan esos juguetes. La réplica parecía una pistola real, salvo por una pequeña pieza naranja en el cañón.

"Desde luego es una situación desafortunada", dijo al diario angelino el comandante de la policía de Los Ángeles, Andrew Smith.

"Pero como la gente saca a la calle réplicas de armas como ésa, desde luego podría haber sido una tragedia terrible".