Un hombre balea a seis personas, matando a cuatro, entre ellas su exmujer y varios niños

  • Los vecinos horrorizados llamaron al teléfono de emergencias 911.
  • El ataque ocurrió alrededor de las 3:00 de la tarde en la ciudad de Douglasville.
  • Los investigadores creen que el agresor se suicidó tras perpetrar su ataque.

Un hombre baleó el sábado a seis personas, matando a cuatro, entre ellas su exmujer y varios niños, antes de pegarse un tiro, en una tranquila calle de una ciudad al oeste de Atlanta, dijeron vecinos y la policía.

He sido policía 20 años y esto es lo peor que he visto Residentes horrorizados llamaron al teléfono de emergencias 911 y auxiliaron en la medida de sus posibilidades a las víctimas antes de que llegaran los servicios médicos.

El ataque a tiros ocurrió alrededor de las 3:00 de la tarde en la ciudad de Douglasville, a unos 32 kilómetros  al oeste de Atlanta, dijo el jefe de policía del condado Douglas, el teniente Glenn Daniel

El agresor armado, cuyo nombre no fue difundido de inmediato, al parecer atacó a balazos a su exesposa y a su propia familia, incluidos varios niños que intentaron huir, señaló Daniel.

Las autoridades no habían difundido aún los nombres de las víctimas porque intentaban comunicarse con el pariente más cercano para avisarle sobre lo sucedido.

Los investigadores creen que el agresor se suicidó después de perpetrar su ataque e intentan determinar sus motivos así como reconstruir los hechos.

"He sido policía 20 años y esto es lo peor que he visto", afirmó Daniel. Dijo desconocer la fecha del divorcio de la pareja o si ambos tuvieron comunicación previa con la policía.

Son niños que veo todos los días, cada bendito día Teresa Carter, de 59 años, dijo que escuchó los disparos desde el interior de su casa pero no vio nada.

Según la policía, algunas víctimas fueron baleadas dentro de la vivienda y otras afuera.

Carter dijo que veía a menudo a los niños que jugaban en el camino de la cochera de la casa de la mujer y en los alrededores del vecindario. Les gustaba acariciar al perro de la señora.

"Escuché disparos y el grito de una niña", afirmó Carter. "Después escuché cuatro disparos más", agregó.

Brandom Hallman reparaba un vehículo a unas casas de distancia cuando comenzaron a oírse los disparos.

"Escuché un par de balazos rápidos, consecutivos. Salí a mirar pero todo había terminado", declaró Hallman.

"Tomamos algunas toallas y fuimos allí en un intento para ayudar antes de que llegaran los paramédicos", agregó.

Otra vecina, Angela Ansah, explicó con dificultad lo sucedido a sus hijos, amigos de los pequeños asesinados unas cuantas viviendas más allá.

Ansah dijo que algunos de los menores baleados a menudo acudían a su casa a jugar con sus hijos.

"Son niños que veo todos los días, cada bendito día", señaló Ansah.