Los inmigrantes de Denver tienen que esperar hasta cinco años para que la Corte les escuche

  • Es el tiempo que deben esperar para que sus casos sean escuchados en la corte de inmigración.
  • Se debe en gran medida al trabajo acumulado por la reciente oleada de inmigrantes de Centroamérica.
  • Hay casi 430,000 casos por lo que en Colorado se ha ordenado a los jueces que escuchasen sólo los casos prioritarios.
  • Tres jueces de inmigración de Colorado están presidiendo por video los casos de una nueva instalación de detención en Dilley, Texas.

En Colorado se está diciendo a los inmigrantes que deben esperar hasta cinco años para que sus casos sean escuchados en la corte de inmigración, debido en parte a las audiencias que se están realizando por la reciente oleada de inmigrantes de Centroamérica.

El periódico The Denver Post reportó que las cortes de inmigración a nivel nacional tienen trabajo acumulado, pero que el problema es peor en Colorado porque dos de sus tres jueces de inmigración están presidiendo por video los casos de una nueva instalación de detención en Dilley, Texas.

Hay casi 430,000 casos por lo que en Colorado se ha ordenado a los jueces que escuchasen sólo los casos prioritarios.

Los jueces Donn Livingston y Eileen Trujillo fueron asignados para manejar los casos de niños y familias que cruzaron la frontera sur de Estados Unidos en septiembre. Las audiencias originalmente se realizaban en Artesia, Nuevo México.

Se supone que su tarea debe terminar en mayo, pero el Departamento de Justicia rechazó decir si las audiencias remotas terminarían como está agendado.

Audiencias: A partir de 2019

Las fechas de las audiencias para muchos de estos casos pendientes, así como para los nuevos, se están estableciendo para 29 de noviembre 2019 .

Casi nos ha llevado a un punto muerto "Es un desastre para muchas personas. Casi nos ha llevado a un punto muerto", dijo Jennifer Casey, una abogado de inmigración de Denver.

Casey citó el caso de una cliente que ha estado viviendo sin documentación en el área de Denver durante casi dos décadas.

La mujer tiene dos hijos que son ciudadanos estadounidenses. Sin embargo, la corte no ha podido escucharla todavía.