Una broma en Twitter de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, despertó una gran controversia, al imitar en un tuit la manera de hablar de los chinos, país que estaba visitando.

La presidenta viajó a China a fortalecer las relaciones comerciales entre ambos países y, después de un foro con varios empresarios locales, puso varios ‘tuits’, uno de ellos muy polémico: Más de 1.000 asistentes al evento… ¿Serán todos de “La Cámpola” y vinieron sólo por el aloz y el petlóleo?

Fernández de Kirchner, ante el revuelo levantado, volvió a escribir en la red social, pidiendo más sentido del humor. “Sorry. ¿Sabes qué? Es que es tanto el exceso del ridículo y el absurdo, que sólo se digiere con humor. Sino son muy, pero muy tóxicos”.