'Rolling Stones fans' culmina la panorámica sobre los jóvenes de los 70

  • El mejor fotógrafo de la adolescencia y la juventud de la década más frenética completa su obra con un reportaje sobre el entregado público de los Rolling Stones.
  • El norteamericano Szabo (1944, Toledo-Ohio) vivía de la docencia.
  • Fueron sus alumnos de secundaria los principales protagonistas de la mítica trilogía de 'Almost Grown', 'Teenage' y el nuevo tomo.
<p>Foto de Joseph Szabo durante el concierto de junio de 1978 de los Rolling Stones en Filadelfia</p>
Foto de Joseph Szabo durante el concierto de junio de 1978 de los Rolling Stones en Filadelfia
Joseph Szabo – Rolling Stones Fans © Damiani 2015

De las 90,000 personas que llenaban hasta los topes el Estadio JFK de Filadelfia el 17 de junio de 1978, sólo una no estaba allí para ver a los Rolling Stones: el fotógrafo Joseph Szabo (1944, Toledo-Ohio), quizá el mejor cronista de la adolescencia y la juventud durante la más frenética de las décadas del siglo XX, los años setenta. Al documentalista, un profesional de la docencia enamorado de las fotos y su energía, le importaba bastante más el público que las superestrellas.

De aquel concierto —no precisamente uno de los mejores del grupo, que estaba en un momento musical muy bajo y con sus líderes, Mick Jagger y Keith Richards, fuera de forma por sendas dependencias a la cocaína y la heroína respectivamente— nace el libro Rolling Stones Fans, el último de una trilogía efervescente sobre el estilo de vida desinhibido, sexualmente libre y rebelde de la generación que heredó y radicalizó los ideales hippies.

El precipio de una década

El fotoensayo, que publica ahora la editorial Damiani [128 páginas, 29 euros, PDF del catálogo de los editores], prosigue la senda de los dos míticos libros de Szabo sobre la juventud de esos años: el multipremiado Almost Grown (1978) y Teenage (no editado hasta 2003 aunque las imágenes son de entre 1972 y 1978), un fresco sobre el precipicio que los adolescentes de la década tuvieron que franquear —y lo hicieron montando bastante bulla— antes de que llegaran los años ochenta con sus vacías promesas de oro, fama y eternidad.

Szabo no se sentía seguro de ser buen fotógrafo y optó por la docencia  Szabo fue al concierto, según cuenta en el texto que acompaña al libro, porque se lo propusieron dos de sus alumnos de fotografía en el instituto Malverne de Long Island, donde impartió clases entre 1972 y 1979. Había estudiado en una de las escuelas de arte más elitistas y de mejor fama de los EE UU, el Pratt Institute de Nueva York, pero no se sentía demasiado seguro de sus habilidades como fotógrafo y optó por la docencia. Sus libros demuestran que estaba equivocado.

'Más allá de las aulas'

En un ambiente desapacible por la tormenta de lluvia que había descargado en la zona, el profesor-fotógrafo se movió entre la densa multitud ("era como Times Square en Año Nuevo", recuerda). "No sabía ni siquiera hacia dónde mirar por la cantidad de gente que me rodeaba, así que me concentré en las fotos. Había estado siguiendo la vida de mis alumnos desde 1972, así que aquello era parte de lo mismo: contemplar sus vidas más allá de las pareces de las aulas", dice.

Mick Jagger y compañía no eran la razón por la que estaba allí Szabo, para quien el rock and roll es "potente, inspirador e infeccioso", tenía claro que "Mick Jagger y compañía no eran la razón por la que yo estaba allí", porque "el espectáculo estaba entre el público". Como en sus otros dos libros, las imágenes, en blanco y negro muy contrastado, son empáticas, sinceras y dinámicas. "Cuando una foto captura la energía no hace falta nada más. Aquellas fotos reunieron la energía de los fans con la mía y no pude ser objetivo: me integré en la experiencia, la música y el ambiente".

'Inmenso poder'

La forma en que Szabo retrato a los teenagers, casi todos alumnos de sus clases, son impúdicas como la adolescencia. No moralizan el amor prematuro, el demonio mortífero del inmeso poder de las chicas y los chicos. Son húmedas y aceitosas, dejan los nervios del placer al descubierto. Una de sus imágenes más conocidas, Priscilla(1969), muestra a una adolescente con aspecto de niña y gesto agresivo fumando un cigarrillo. Por su permanente carga generacional fue usada décadas más tarde por el gran disco de noise de Dinosaur Jr. Green Mind (1991).

Las fotos del libro sobre los fans de los Rolling Stones —Szabo ha colocado una amplia selección es su web— transpiran la cercanía del reportero, que nunca acudió a la comodidad de los teleobjetivos de acercamiento, prefiriendo siempre acercarse él mismo, y su proverbial capacidad para resumir la belleza de la juventud, el potente orgullo de su pose y actitud.

El caos y lo imprevisible eran parte del encanto "Ir al concierto fue un regalo: el caos y lo imprevisible eran parte del encanto. Cuando revisé las fotos para preparar el libro las imágenes me hablaron después de tanto años. Para mí su honestidad sigue estando presente: si sustituyeras la ropa y los peinados por los de ahora tendrías a adolescentes del presente".

De las peores giras de los Stones

La gira por los EE UU de los Rolling Stones en 1978 es recordada como una de las peores y más decepcionantes de la historia del grupo. Richards acababa de ser detenido por posesión de heroína en Canadá y Jagger mantenía un alto nivel de dependencia a la cocaína. Los conciertos, incluso según crónicas de fanáticos del grupo, fueron malos, cortos y de entradas muy caras, circunstancia que Jagger usaba para pinchar al público: "No sé cuánto os ha costado estar aquí, pero a mí me ha costado bastante poco", dijo ante el micro en un concierto. En el retratado por Szabo hubo lanzamiento masivo de objetos al escenario cuando el grupo se fue tras tocar solamente 18 canciones.