Audi, Volkswagen y Porsche repararán más de 93,000 autos por fugas de combustible

  • Las reparaciones serán a nivel mundial.
  • Audi A6, Audi A7 (2012 y 2013), Audi Q7, S4 y S5, son algunos de los modelos a revisión.
  • El problema fue descubierto en 2013 cuando clientes se quejaron de olor a combustible.
Automóvil Audi
Automóvil Audi
Archivo

Audi, Volkswagen y Porsche están llamando a revisión más de 93.500 automóviles y camionetas deportivas a nivel mundial para reparar problemas de fuga de combustible.

El llamado a reparación cubre al Audi A6 y la camioneta Volkswagen Touareg híbrida modelos 2012, el Audi A7 de 2012 y 2013, así como la camioneta Audi Q7, S4 y S5 de 2011 a 2012. Todos los vehículos tienen motor V-6 de tres litros, según documentos emitidos el martes por la Administración Nacional para la Seguridad en las Carreteras (NHTSA por sus iniciales en inglés). Los documentos muestran además un llamado a reparación separado pero similar de Porsche que cubre los vehículos Cayenne y Panamera S híbridos de 2011 a 2012.

Cerca de dos terceras partes de los vehículos Audi a revisión están en Estados Unidos y China Volkswagen, propietaria de las tres marcas, señaló que la vibración durante el manejo y problemas de producción pueden ocasionar fugas pequeñas en raras ocasiones. VW y Audi dijeron que no estaban enterados de ningún incendio o personas heridas a causa del problema.

Un vocero de Audi en Estados Unidos dijo que están siendo llamados a revisión aproximadamente 80.000 vehículos de la marca a nivel mundial. Cerca de dos terceras partes de esa cifra están en Estados Unidos y China. Un portavoz de Volkswagen en Alemania indicó que sólo unos cientos de sus autos están involucrados, ya que el llamado a reparación incluye únicamente un modelo VW; no se proporcionó una cifra exacta. Porsche dijo que revisaría y en su caso repararía alrededor de 13.500 autos a nivel mundial. Todos tienen motores suministrados por Volkswagen y Audi.

Aproximadamente 27.000 vehículos VW, Audi y Porsche están siendo llamados a reparación en Estados Unidos, según los documentos.

El problema fue descubierto en marzo de 2013 cuando clientes se quejaron de olor a combustible, según los documentos de la NHTSA. VW investigó y decidió el 12 de enero realizar el llamado.

VW notificará a los propietarios en marzo y las distribuidoras de autos reemplazarán gratuitamente los rieles y juntas del inyector de combustible.