Una escuela privada de Nashville se niega a aceptar hijos de parejas homosexuales

  • Los dos padres habían cerrado una cita con el centro para conocerlo.
  • Cuando la escuela descubrió su situación familiar les envío una carta rechazando matricular a los menores.
  • "Queremos que nuestros hijos tengan una educación cristiana y nos estamos dando cuenta de que es muy muy duro", dicen resignados.
<p>Una familia de padres homosexuales.</p>
Una familia de padres homosexuales.
CAPTURA: USA TODAY

El año 2014 que recién termina pasará a la historia del país como uno de los más importantes en términos de reconocimiento de derechos de los homosexuales.

Varios estados en todo EU lograron que el matrimonio entre parejas del mismo sexo lograse múltiples victorias judiciales teniendo como meta ser reconocido legalmente en todo el país, algo que Obama espera que sea un hecho antes de terminar su mandato.

Sin embargo, la comunidad homosexual todavía tiene que lidiar con historias como la de Nashville que recoge este jueves el diario USA Today.

Después de establecer una cita por teléfono, recibo esta carta para cancelarla sin siquiera tener la oportunidad Una escuela privada de Nashville, cuyo nombre no ha transcendido, ha decidido no aceptar a posibles futuros estudiantes porque sus padres son homosexuales, generando fuertes críticas entre los antiguos alumnos y la comunidad gay además de crear un gran revuelo en los medios sociales.

Los padres Brian Copeland y Davidson Academia había establecido con la escuela una fecha para que sus dos hijos la conociesen, pero un vocero del centro decidió cancelar la visita, vía carta, tras saber que los niños son criados en una familia con los padres.

Copeland, es unagente inmobiliario casado conGregBullard, pastor de laAlianza dela Cruzen Madison.

Aunque la pareja nunca llegó al punto de solicitar la admisión, la escuela dijo a Copeland que "otro proveedor de la educación sería una mejor opción para sus hijos. Por lo tanto, no podemos admitir a sus hijos".

Copeland decidió publicar de inmediato la carta en Facebook. Su explicación para hacerlo fue la necesidad de "que mis amigos sepan que la discriminación afecta a las personas que conoces".

"Elegimos esta escuela debido a sus programas académicos y actividades extracurriculares, y, a un amigo con un hijo allí les pregunté si una familia como la nuestra sería permitida y me dijeron que sí. Después de establecer una cita por teléfono, recibo esta carta para cancelarla sin siquiera tener la oportunidad".

Copeland dijo más tarde a The Tennessean su objetivo y el de su marido "no hacer daño a la escuela", sino mostrar que "la discriminación y la desigualdad están vivas.

"Quiero dejarlo muy claro", dijo Copeland. "Queremos que nuestros hijos tengan una educación cristiana y nos estamos dando cuenta de que es muy muy duro".

El director del centro, Bill Chaney, no respondió a la llamada del periódico en busca de declaraciones.