Permiten en Arkansas que un recluso musulmán lleve la barba por motivos religiosos

  • Las autoridades de la prisión en Arkansas no pudieron demostrar sus afirmaciones de que ésta representaba un riesgo de seguridad.
  • El preso argumentó que tenía el derecho a su barba bajo una ley federal que protege los derechos religiosos de los prisioneros.
  • Más de 40 estados permiten a los prisioneros tener barbas.
<p>El recluso Gregory Holt.</p>
El recluso Gregory Holt.
ARKANSAS DEPARTMENT OF CORRECTIONS

La Corte Suprema decidió por unanimidad el martes que un recluso musulmán en Arkansas puede dejarse una barba corta por razones religiosas.

Más de 40 estados permiten a los prisioneros tener barbas La decisión de la corte estadounidense en un caso sobre libertad religiosa contrasta con el caso de Hobby Lobby que dividió a los mismos jueces en junio sobre el argumento de si las corporaciones privadas pueden negarse por razones religiosas a pagar anticonceptivos para sus empleadas.

Los jueces dijeron que el recluso Gregory Holt puede mantener un poco de barba porque las autoridades de la prisión en Arkansas no pudieron demostrar sus afirmaciones de que ésta representaba un riesgo de seguridad.

Holt argumentó que tenía el derecho a su barba bajo una ley federal que protege los derechos religiosos de los prisioneros.

La norma es similar a la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa, que la Corte Suprema dijo por votación de 5-4 en junio podía ser invocada por los dueños de negocios para no pagar por anticonceptivos.

Esta vez, el gobierno, grupos religiosos y ateos respaldaron a Holt, conocido también como Abdul Maalik Muhammad.

Más de 40 estados permiten a los prisioneros tener barbas. El juez Samuel Alito dijo en la opinión de la corte que Arkansas puede satisfacer sus preocupaciones de seguridad de otra manera al igual que "tantas otras prisiones permiten a los reclusos tener barbas al tiempo que garantizan la seguridad de las prisiones".

La jueza Ruth Bader Ginsburg, que escribió la disensión en el caso de Hobby Lobby, recalcó las diferencias entre los dos casos en una opinión separada.

A diferencia de la excepción aprobada en junio por la corte, dijo Ginsburg, "respetar las creencias del recluso en este caso no afecta negativamente a otros que no comparten sus creencias".