Investigarán si la muerte del fiscal Alberto Nisman fue un suicidio inducido

  • La pistola con la que se disparó Nisman pertenecía a uno de sus colaboradores: "Era un arma que tenía hace bastante tiempo".
  • Nisman disparó apoyando el arma encontrada junto a su cadáver contra su parietal derecho o "a una distancia máxima de un centímetro".

La fiscal Viviana Fein, encargada de esclarecer la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman, investigará si su fallecimiento fue un "suicidio inducido", tras confirmar que se disparó en la cabeza con el arma encontrada junto a su cadáver en Buenos Aires. "No lo descarto bajo ningún punto de vista", sostuvo Fein tras ser preguntada sobre si se baraja la hipótesis de que el fiscal fuera obligado o amenazado para que se disparase a sí mismo.

Fein confirmó que la pistola con la que se disparó Nisman pertenecía a uno de sus colaboradores, "era un arma que tenía hace bastante tiempo, un arma calibre pequeño, 22, no la usaba, la pidió prestada", dijo.

"Supongo cuando uno solicita un arma a un colaborador ha decidido por voluntad no continuar, desconozco las razones hay que estar en la mente de las personas en ese momento, o bien porque había otro tipo de motivaciones", explicó la Fiscal en declaraciones a la cadena de televisión TN.

Fein apuntó que Nisman disparó apoyando el arma calibre 22 encontrada junto a su cadáver contra su parietal derecho o "a una distancia máxima de un centímetro" y descartó la participación directa de terceras personas. Según la fiscal, "se puede presumir" que el horario de muerte fue "aproximadamente las 15.00 hora local del día domingo", aunque el cuerpo no fue encontrado hasta varias horas después.

El proyectil, que quedó alojado en la cabeza de Nisman, fue entregado a balística y se esperan también los resultados del barrido electrónico El proyectil, que quedó alojado en la cabeza de Nisman, fue entregado a balística y se esperan también los resultados del barrido electrónico, aunque "es muy difícil que un arma tan pequeña pueda dejar restos de pólvora en las manos". Sin embargo, las marcas en la mano del fiscal y el estado "acalambrado" de su dedo permiten determinar ya que él mismo fue el ejecutor del disparo, apuntó Fein.

Comienzan a tomar declaraciones

Además, la fiscal confirmó que cuando a la vivienda de Nisman, casi a la vez que el juez, el secretario de Seguridad argentino, Sergio Berni, ya se encontraba en el departamento pese a que ella no había convocado a nadie del Poder Ejecutivo.

"Desde el momento en que yo llegué, la preservación estaba, la posición era la que había sido originalmente del cuerpo, se pudo determinar por la rigidez. En cuanto a todo lo que se secuestró está debidamente resguardado", recalcó Fein.

Este martes la fiscal comenzará a tomar declaración tanto a los custodios de Nisman como al personal de seguridad del edificio y ya hay una custodia en el despacho del fallecido en la Fiscalía para preservar pruebas. En cuanto a la documentación de la causa AMIA, ha sido derivada al juez federal Ariel Lijo.

Nisman fue hallado este lunes por su madre en el baño de su casa, situada en el exclusivo barrio de Puerto Madero, donde pudo acceder con la ayuda de un cerrajero porque la puerta estaba cerrada por dentro.

La muerte del fiscal, que investigaba el atentado contra la mutual judía AMIA que dejó 85 muertos en 1994 y que había denunciado a la presidenta argentina por presunto encubrimiento de los sospechosos del ataque, ha conmocionado a la sociedad argentina.

Según la versión oficial, en el apartamento había documentos relativos a la denuncia que Nisman presentó la semana pasada contra la presidenta argentina, Cristina Fernández, y sus colaboradores, sobre la cual tenía previsto comparecer hoy en el Congreso.