Feria de Arte de Los Ángeles: "Nos está costando incorporar el arte latinoamericano"

  • La Feria de Los Ángeles celebra esta edición su vigésimo aniversario.
  • Se espera que sea visitada por unas 55,000 personas.
  • Esta muestra recoge cada vez mayor influencia del arte latino e iberoamericano
  • La  gran presencia cubana en la feria convive con la expresión artística chicana de Frank Romero, Judithe Hernandaz y Carlos Almaraz.
<p>La Vogelsang Art Gallery exhibe piezas de un gran número artistas como David Lachapelle o el español Pedro Correa.</p><p> </p>
La Vogelsang Art Gallery exhibe piezas de un gran número artistas como David Lachapelle o el español Pedro Correa.
AITANA VARGAS

El color carmín de la alfombra roja se funde con una escultura de ocho metros de altura que recibe a los visitantes en la entrada principal de la sala de exhibiciones de la Feria de Arte de Los Ángeles.

La gigantesca pieza de plástico es una de las esculturas itinerantes del artista cubano Ángel Ricardo Ríos. Bautizada ‘Esculturas Nómadas’, la serie de obras ambulantes inició su andadura en el Zócalo de México D.F. y, en los últimos seis años, ha recorrido varios estados mexicanos y Miami antes de su esperado desembarco en Los Ángeles.

Creo que es más una mezcla de temas locales. Aunque es importante la presencia latina, es más americano

Es, sin duda, una señal de que algo está cambiando en una exhibición que este año celebra su vigésimo cumpleaños y que visitarán unas 55,000 personas. Y dicho cambio se debe a la cada vez mayor influencia del arte latino e iberoamericano en una muestra que, desde su concepción, ha estado más enfocada en el arte regional estadounidense y en el mercado nacional, que en perfilarse como una plataforma de exposición para artistas extranjeros.

“El arte en Los Ángeles es diferente,” explica Ricardo a 20minutos. “Creo que es más una mezcla de temas locales. Aunque es importante la presencia latina, es más americano, y el discurso de las galerías del arte establecido es producto de Estados Unidos”, opina.

Para Ricardo, que abandonó su Cuba natal hace más de dos décadas y que desde entonces reside con su mujer en Cuernavaca, México, la oportunidad de aterrizar con su obra en una ciudad con fuertes raíces latinas supone, no obstante, un paso adelante en la ya consolidada trayectoria del artista.

A este arquitecto de figuras inflables también le acompañan en la feria otros artistas cubanos de renombre como Ángel Delgado, cuya carrera está respaldada por la galería mexicana Nina Menocal.

"Todo está en movimiento"

A Los Ángeles llega con un performance titulado ‘Outside Also’ y que, según explica Delgado, aborda “la ambigüedad que existe sobre el concepto de la libertad”.

“Cuestiono cuáles son los límites, quiénes son los que limitan y quiénes son los que controlan, quién está dentro y quién esta fuera del sistema”, cuenta un artista que no duda en destacar su preocupación por el estado de vigilancia que se ha impuesto desde el poder e incluso en el seno mismo de la sociedad.

El cubo de Marilyn Monroe, por ejemplo, mezcla imágenes glamorosas de su época de actriz con las de su muerte

A pocos metros del habanero y desplegados en el suelo se encuentran los Rubik’s cubes realizados por la también cubana Kadir López-Nieves, de la galería Light House Studio.

“Es una serie donde todo está en movimiento: la vida, la sociedad, la fama, la memoria”, dice la curadora de la galería.

Uno de los cubos muestra los rostros de todos los presidentes estadounidenses hasta la fecha y utiliza a la vez imágenes negras para simbolizar los futuros líderes que algún día dirigirán el rumbo del país.

“El cubo de Marilyn Monroe, por ejemplo, mezcla imágenes glamorosas de su época de actriz con las de su muerte”, relata la curadora.

Integración del arte chicano y latino

La presencia cubana en la feria, que coincide con un renacer en las relaciones políticas entre Estados Unidos y la isla, convive con la expresión artística chicana de Frank Romero, Judithe Hernandaz y Carlos Almaraz, cuyas obras están respaldadas por Conservación de Murales de Los Ángeles. Los tres artistas exhiben piezas desplegadas en las calles de la ciudad y que unen la política pública de Los Ángeles con la política del lienzo.

Para completar el programa iberoamericano dentro de esta cita artística, el sábado al mediodía, tiene lugar una charla que, bajo el título ‘Inclusión y Participación en el Museo de Arte Latinoamericano’, examinará los esfuerzos realizados por dicho museo para integrar el arte chicano con el arte latino en una única corriente latinoamericana.

Muchas de las galerías prefieren ir a Miami o a otras ciudades de Estados Unidos

Sin embargo, como apunta Marisa Caichiolo, directora de Asuntos Latinoamericanos de la feria y curadora internacional, “nos está costando bastante incorporar el arte latinoamericano a la feria”. “Muchas de las galerías prefieren ir a Miami o a otras ciudades de Estados Unidos”, lamenta.

Pese a los escollos que el arte latino está encontrando para abrirse paso en una ciudad con una fuerte herencia hispana, en esta edición, la dedicación de Caichiolo va dando resultados constatables.

“Uno de los puntos fuertes de la feria es que Latinoamérica y Asia se funden en este vigésimo aniversario”, asegura Kim Martindale, director y socio del LA Art Show, que además puntualiza que este evento reúne al mayor número de galerías asiáticas fuera de Asia.

Los Ángeles, un referente artístico

Para los amantes de arte, galeristas y coleccionistas, el año 2015 se alza como un punto de inflexión en la evolución del LA Art Show y de lo que éste representa a nivel internacional. No solosupone la apertura hacia el mercado iberoamericano sino la consolidación de la gran expansión que ha experimentado la feria desde su nacimiento hace dos décadas: de los catorce expositores y doscientos visitantes de aquella época se ha pasado a 130 galerías participantes y a miles de visitantes.

Hemos construido una experiencia única, con gran diversidad

Ahora, con una veintena de países presentes en la feria, el próximo desafío de los organizadores será consolidar la identidad artística de un evento que compite en una ciudad cuya popularidad está definida por el abrumador peso de la industria cinematográfica.

“Hemos construido una experiencia única, con gran diversidad”, dice el director de la feria. “Cada día hay más gente que mira hacia Los Ángeles como referente artístico”.