Operación antiterrorista en Bélgica deja dos yihadistas muertos y otro herido

  • El dispositivo se ha desarrollado en Bruselas, Verviers y Vilvoorde.
  • Fueron detenidas varias personas, pero no se ha confirmado el número.
  • El Órgano de Coordinación para el Análisis de las Amenazas ha elevado el nivel de alerta del nivel 2 al 3, sobre una escala de 4.

Dos personas han muerto y una tercera ha resultado herida luego de una operación antiterrorista de la Policía belga en la ciudad de Verviers, situada en la provincia de Lieja (Valonia).

El Órgano de Coordinación para el Análisis de las Amenazas (OCAM, en francés) ha elevado el nivel de alerta para todo el país del nivel 2 al 3, sobre una escala de 4.

En la intervención policial contra el presunto grupo terrorista, en las proximidades del centro de Verviers, fueron detenidas también varias personas, aunque por el momento la Fiscalía belga no ha confirmado el número de arrestados.

Además del operativo en esa ciudad, unidades antiterroristas de la Policía federal realizaron una segunda operación en Bruselas con el objetivo de capturar a un grupo de yihadistas que habían regresado de Siria y que estaban bajo vigilancia policial, adelantó el diario Le Soir en su edición digital. Según ese medio, las escuchas policiales permanentes en sus viviendas y también de las líneas telefónicas que utilizaban "habrían revelado que los sospechosos tenían la intención de cometer atentados en la capital belga tras los ataques de París".

Los fallecidos eran islamistas conocidos y seguidos por la Policía federal belga Los fallecidos, jóvenes de la ciudad de Verviers, eran islamistas conocidos y seguidos por la Policía federal belga, según medios locales, que también han apuntado a que habían regresado al país después de haber pasado varias semanas en Siria.

También ha habido actuaciones policiales en la localidad de Vilvoorde, aunque no se han precisado detalles al respecto.

La Fiscalía federal de Bélgica aseguró que con la amplia operación antiterrorista realizada en Bruselas, Verviers y Vilvoorde "se han evitado atentados terroristas de envergadura y que iban a ser cometidos de inmediato".

Durante una conferencia de prensa en Bruselas, la Fiscalía confirmó que durante la operación policial realizada en Verviers "murieron dos presuntos yihadistas y un tercero resultó herido". Este tercer yihadista ha sido detenido en la intervención policial. Los sospechosos dispararon "durante largos minutos" con armas automáticas y cortas contra las fuerzas del orden, pero ningún agente ha resultado herido, agregó.

La TV pública belga cita a testigos en la zona que hablan de "una explosión y varios disparos" que se han prolongado durante unos diez minutos

Vecinos de la zona cercana a la estación de trenes de Verviers dijeron a la cadena de televisión RTBF que "se oyeron disparos y varias explosiones", mientras que otros testigos citados por Le Soir indican "haber visto corriendo a dos jóvenes de entre 25 y 30 años de origen magrebí, vestidos de negro y con una bolsa del mismo color".

Por otro lado, un hombre de origen africano que habría gritado "Alá es grande" en la estación del metro Ribeaucourt, en Molenbeek-Saint-Jean, un municipio de la región Bruselas-Capital, ha sido detenido, indicaron fuentes policiales a la Agencia Belga. La policía federal de Bélgica recibió una llamada sobre las 17.00 GMT alertando de la presencia de un hombre armado en esa estación del metro, que profería frases religiosas en árabe y en francés. Agentes de la policía federal y de la zona oeste (Jette, Koekelberg, Ganshoren, Berchem-Sainte-Agathe y Molenbeek-Saint-Jean) se trasladaron hasta el lugar y posteriormente el hombre fue detenido. Los testigos que le vieron en la estación de metro serán interrogados y las imágenes de las cámaras de vídeo serán analizadas para esclarecer lo ocurrido.

Esta operación antiterrorista en Bélgica es la mayor en este país desde 2008, cuando fueron detenidos en Bruselas 14 presuntos miembros de Al Qaeda que presumiblemente planeaban un atentado suicida.

Conocidos yihadistas

Las autoridades belgas han incrementado la vigilancia de presuntos grupos yihadistas desde los ataques de París, en los que murieron 17 personas, y el miércoles detuvieron a un hombre que negoció con los hermanos Kouachi la entrega de las armas que utilizaron en el atentado contra la sede del semanario.

El hombre ha sido acusado de tráfico de armas por orden de un juez de instrucción de la ciudad de Charleroi, según confirmó la Fiscalía, que está encargada de la investigación. El traficante explicó que al enterarse de la vinculación de Coulibali con el movimiento radical Estado Islámico (EI) se asustó y prefirió compartir la información que tenía con la policía.