La enviada diplomática de Obama viajará a Cuba el 21 de enero

  • La secretaria adjunta para Latinoamérica hablará con las autoridades cubanas "sobre la normalización de las relaciones diplomáticas".
  • "El restablecimiento de las relaciones diplomáticas será sin duda un asunto a tratar".
<p>El expresidente cubano Fidel Castro en un encuentro con el expresidente estadounidense Jimmy Carter, quien visitó La Habana en 2011.</p>
El expresidente cubano Fidel Castro en un encuentro con el expresidente estadounidense Jimmy Carter, quien visitó La Habana en 2011.
Cubadebate

La secretaria adjunta para Latinoamérica del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, visitará La Habana el 21 y 22 de enero, en la que será la misión de más alto nivel de un diplomático estadounidense a la Cuba castrista.

La visita forma parte de la voluntad de la administración del presidente estadounidense, Barack Obama, de reactivar las relaciones diplomáticas con Cuba tras más de medio siglo de enemistad y embargo económico, se informó oficialmente.

Obama anunció un giro histórico en las relaciones de Estados Unidos con Cuba Según indicó en rueda de prensa la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, Jacobson hablará con las autoridades cubanas "sobre la normalización de las relaciones diplomáticas", así como de la nueva ronda de las reuniones semestrales sobre inmigración iniciadas con Obama, en las que participan funcionarios de menor rango.

No obstante, Psaki detalló que la agenda para esta nueva ronda de conversaciones sobre inmigración, que intentan coordinar los movimientos migratorios desde Cuba, no está finalizada.

Aunque, añadió, "el restablecimiento de las relaciones diplomáticas será sin duda un asunto a tratar", entre ellos la reapertura de embajadas, las operaciones, personal y emisión de visados de la legación diplomática.

El pasado mes, Obama anunció un giro histórico en las relaciones de Estados Unidos con Cuba, con la intención de avanzar en la normalización diplomática y en el levantamiento del embargo económico impuesto al país caribeño en 1961.

Entre los puntos anunciados por la Casa Blanca se encontraba la histórica visita del funcionario de más alto nivel de Estados Unidos desde la llegada al poder de Fidel Castro en Cuba en 1959.