Nueva York eliminará la prohibición de tener celulares en las escuelas públicas

  • El alcalde Bill de Blasio anunció que la restricción terminará el 2 de marzo.
  • El reglamento fue establecido por el alcalde Michael Bloomberg para evitar la realización de trampa en exámenes o robo.
  • En escuelas sin detector de metales, muchos estudiantes ingresan teléfonos y los mantienen guardados en sus mochilas.
Un hombre usando su celular.
Un hombre usando su celular.
ARCHIVO

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, anulará la prohibición de tener teléfonos celulares en escuelas públicas de la ciudad, lo que dará fin a una añeja práctica que es ampliamente impopular y colocará a la urbe en concordancia con otros distritos escolares grandes.

De Blasio, quien anunció el cambio de política la tarde del miércoles durante una conferencia de prensa en una escuela de Brooklyn, dijo que el nuevo plan entrará en efecto el 2 de marzo.

Es tiempo de tomar una acción de sentido común  "Es tiempo de tomar una acción de sentido común que proporcionará a los padres mayor tranquilidad de mente", dijo el alcalde, quien ha admitido que su propio hijo, Dante, lleva un teléfono a la Escuela Secundaria Técnica Brooklyn. "Nosotros necesitamos escuchar cómo están nuestros hijos y esto nos garantiza que podamos hacerlo".

El reglamento que exige dejar en casa teléfonos celulares y dispositivos electrónicos como iPads fue establecido por el entonces alcalde Michael Bloomberg para atender preocupaciones sobre la realización de trampa en exámenes, robo y el riesgo de que los estudiantes utilicen sus teléfonos para convocar a una multitud para una pelea. Pero la prohibición nunca ha sido aplicada de manera uniforme.

En escuelas sin detector de metales, muchos estudiantes ingresan teléfonos y los mantienen guardados en sus mochilas. Pero en la mayoría de las escuelas en los 88 edificios que cuentan con detector de metales se aplica la norma, y algunos estudiantes en esas escuelas pagan un dólar diario para almacenar su teléfono en una furgoneta o en negocios locales.

Jessica Flores, estudiante de segundo grado de secundaria, dejó el miércoles su teléfono en una furgoneta estacionada frente al campus Washington Irving en Manhattan y dijo que estaría "realmente feliz" de ver que termine la prohibición. Arthur Mosley, de primer grado, comentó: "Estamos gastando dinero todos los días".

De Blasio prometió revocar la prohibición durante su campaña de 2013 al cargo de alcalde.