130 organizaciones de Nueva York piden a los senadores que escuchen a los inmigrantes

  • Solicitan que se incluya en el plan a jornaleros, a parejas de gays y lesbianas y que se reduzca la espera para lograr la residencia permanente.ç
  • Los grupos forman coalición Neoyorquinos Para una Reforma Migratoria Real.

Una coalición de 130 organizaciones del estado de Nueva York exigió el miércoles al grupo de ocho senadores que prepara un plan de reforma migratoria que pise el freno y escuche la voz de inmigrantes que piden que se incluya en el plan a jornaleros, a parejas de gays y lesbianas y que se reduzca la espera para lograr la residencia permanente a mucho menos de ocho años.

Los grupos, que forman coalición Neoyorquinos Para una Reforma Migratoria Real, también dijeron que una reforma migratoria no debe incluir requisitos de refuerzo de la seguridad en las fronteras y debe asegurar que inmigrantes detenidos para ser deportados puedan tener una audiencia ante un juez, contando con un abogado de oficio.

La llamada 'pandilla de los ocho' parece encaminarse a rebajar el tono de legislación que crearía una verdadera reforma migratoria La coalición, que abarca a sindicatos, grupos de activistas, iglesias y grupos académicos, representa a miles de personas, entre ellas, inmigrantes sin y con papeles.

"Estamos muy preocupados con el hecho de que la llamada 'pandilla de los ocho' parece encaminarse a rebajar el tono de legislación que crearía una verdadera reforma migratoria", declaró Shirley Aldebol, vicepresidenta del poderoso sindicato SEIU de empleados de mantenimiento.

Durante una reunión con periodistas, la coalición también destacó que ha solicitado una reunión con el senador de Nueva York Charles Schumer, quien forma parte del grupo de ocho congresistas que trabajan en el plan. Schumer, sin embargo, no ha respondido aún a esa solicitud, aseguraron. La oficina del político no respondió de forma inmediata a una llamada de Associated Press.

Los senadores están preparando un plan de reforma migratoria que abriría un camino a la ciudadanía de 11 millones de inmigrantes sin papeles en Estados Unidos. Sin embargo, condicionan esa opción a mejorar la seguridad en la frontera y más supervisión para que los portadores de visas no excedan su estadía en territorio estadounidense.

Al mismo tiempo, otro grupo de congresistas trabaja en su propio plan en la Cámara de Representantes, controlada por el Partido Republicano.

El presidente Barack Obama también elabora un plan, que incluye otorgar la ciudadanía a los inmigrantes sin papeles que no tengan antecedentes penales, paguen impuestos y una multa, aprendan inglés y esperen a que sean atendidos primero los inmigrantes que ya iniciaron sus trámites.