'Ojo público', una exposición que deja en entredicho la novedad de las redes sociales de fotos

  • La Biblioteca Pública de Nueva York celebra el 175º aniversario del intercambio de imágenes.
  • La muestra está basada en los añejos hábitos de almacenar y diseminar fotografías entre amigos, familiares y desconocidos de lugares lejanos.
<p>Álbum de fotos de nativos sudafricanos con fotos tomadas entre 1873 y 1876</p>
Álbum de fotos de nativos sudafricanos con fotos tomadas entre 1873 y 1876
Carl Victor Dammann (German, active 1870s), author; Gustav Fritsch (German, 1838-1927), photographer.NYPL, The Miriam and Ira D. Wallach Division of Art, Prints and Photographs

Los más de 300 millones de personas que usan Instagram suben a sus cuentas cada día una media de 70 millones de imágenes, acaba de informar la empresa en un comunicado promocional.

Facebook casi quintuplica el número, con 300 millones de fotos diarias. Todas las redes sociales que admiten el photo sharing (compartir fotos) alcanzan una cantidad que parece irracional por el tamaño:1.800 millones de fotos cada jornada son subidas, prorrateadas, copiadas y recopiadas en el marasmo intangible pero visible de lo digital.

Un primer matiz: aunque pueda parecer que el mundo entero se dedica a colocar sus imágenes en línea para que otros las vean, conviene anotar que Internet sigue siendo cosa de pocos y privilegiados: el grado de penetración de la población mundial enlazada a la red alcanza solamente al 37% de la población. Una segunda consideración en forma de preguntas: ¿qué historia cuenta tu foto?, ¿puedo creerte a través de una imagen?, ¿nos hace amigos que te dé mi foto? y, sobre todo, ¿no ha sido la fotografía social desde siempre?.

53 millones de objetos

Los interrogantes, cuyas respuestas pueden conllevar que quede en entredicho la novedad de las redes sociales que admiten la fotografía, los formula una exposición con moraleja de la New York Public Library (Biblioteca Pública de Nueva York): Public Eye: 175 Years of Sharing Photography (Ojo público, 175 años compartiendo fotografías), una muestra de entrada gratuita que permanecerá abierta hasta septiembre de 2015 en la sede central de la red de bibliotecas de la ciudad, que almacenan, ya que se trata de jugar al asombro numérico, 53 millones de objetos físicos —es la tercera del mundo en volumen tras la Británica de Londres y la del Congreso de los EU de Washington—, entre ellos 800.000 imágenes digitalizadas y de uso libre.

Formas de compartir fotos que se usaron generaciones antes Facebook La pretensión de los organizadores es mostrar las "diferentes formas de compartir fotografías" que se desarrollaron "generaciones antes de la llegada de nuevas tecnologías como Instagram, Twitter y Facebook", que han globalizado la difusión de imágenes personales. La exposición se divide en tres áreas con títulos que también hacen referencia a tendencias supuestamente ligadas en exclusiva a los ordenadores o InternetPhotosharing (Compartiendo fotos), Streetview (Vista callejera) y Crowdsourcing (Búsqueda de público).

Fotos de boda del 'General Pulgarcito'

En el primer apartado se estudian los formatos, redes y métodos usados para compartir, diseminar y archivar imágenes —como los simples cuadernos con copias pegadas y numeradas del pionero de las fotos sociales y de estudio en África Malik Sibidé—. Entre los objetos que se muestran destaca un guardapelo de bronce de 1863 que almacena una docena de pequeñas copias de fotos de la boda del General Tom Thumb (General Pulgarcito), nombre artístico de Charles Sherwood Stratton, un hombre de muy pequeña estatura (1,02 metros) que fue muy famoso en los EU durante el siglo XIX.

Un panorama de San Francisco tomado por Muybridge en 1877 Streetview se dedica a los paisajes físicos como forma de cartografiar el territorio, una de las prácticas más cultivadas por los aficionados. Se muestra un panorama de la ciudad de San Francisco tomado en torno a 1877 por el pionero Eadweard Muybridge y compuesto por trece imágenes distintas y montadas para componer una vista de gran amplitud, tal como hacen actualmente las aplicaciones o software fotográficos.

Una clase de secundaria del siglo XIX

En la tercera sección, Crowdsourcing, caben proyectos alimentados financieramente por los retratados, como los ambrotipos de los alumnos de una clase de secundaria de 1861, que pagaba cada alumno y compartía con los demás, dando lugar a lo que podría considerarse un primitivo germen de lo que hoy es Facebook.

Entre las más de 500 imágenes que contiene Public Eye hay, además de muchas fotos anónimas de carácter familiar, obras con la persona como sujeto central. Destacan las firmas de, entre otros,  August Sander —el gran catalogador de la raza humana—, Thomas Struth —que ha usado el retrato de familia para buscar los rasgos comunes no genéticos—, Diane Arbus —buscadora insaciable de lo diferente—, Garry Winogrand —el fotógrafo más prolífico de la historia, incapaz de dejar de accionar el disparador—, Walker Evans —uno de los primeros retratistas del ciudadano sin nombre en las multitudes urbanas— y Dorothea Lange, cuya imagen Migrant Mother (Madre migrante, 1936) pasa por ser la foto más difundida de todos los tiempos.

La fotografía siempre ha dependido de la interacción social Vistas en conjunto las imágenes y objetos de la muestra permiten llegar a una conclusión que está relacionada con la "proliferación actual" de la "imaginería digital", dice Stephen C. Pinson, coordinador de la exposición: "La fotografía siempre ha sido una tecnología dependiente de la interacción social, la mediación y la esfera de lo público". 

Como complemento a la muestra la biblioteca ha lanzado la web Stereogranimator, que permite transformar fotos estereoscópicas de los fondos de biblioteca en gifs animados o imágenes en tres dimensiones. La herramienta en línea también deja al usuario cargar sus propias fotos almacenadas en Flickr para jugar con ellas.