Pharrell Williams
Pharrell William, autor del éxito ´Happy´. ARCHIVO

Irving Azoff, representante de Global Music Rights y abogado de Pharrell Williams, ha informado a YouTube que carece de los permisos para reproducir 20.000 canciones de su plataforma y que si no las retira se enfrentará a una demanda de 1.000 millones de dólares, ha publicado Hollywood Reporter.

La advertencia tuvo lugar después de que Google anunciara una plataforma de música por suscripción en YouTube para competir con Spotify. Los derechos de los temas eran administrados antes por ASCAP y BMI, que estaban sujetos a licencias generales que permitían su publicación digital en la plataforma de Youtube.

Pero ahora los derechos de las canciones de Pharrel y de otros músicos, como The Eagles y John Lennon, han pasado a pertenecer a una nueva entidad, Global Music Rights, gestionada por el magnate Irving Azoff, que ya no contempla esa posibilidad, por lo que se ha solicitado que se retiren unas 20.000 canciones por no contar con los derechos de autor.

A la pregunta de por qué demanda a YouTube y no a Spotify, Azoff ha respondido: "Porque ellos han sido menos cooperativos y tanto la compañía como nuestros clientes piensa que son los peores delincuentes. También es por su actitud", añadió.