Un tiroteo a manos de un individuo en una secundaria de Portland, Oregón, dejó al menos tres víctimas el viernes, informó la policía. La policía reportó la balacera después del mediodía del viernes, y dijo que uno o más sospechosos habían huido de la secundaria Rosemary Anderson.

Las víctimas, dos niños y una niña, fueron baleados fuera de la escuela, pero corrieron adentro después de ser golpeados, reporta el diario USA Today.

El atacante huyó y los estudiantes corrieron de vuelta a la entrada de la escuela en busca de auxilio Los tres fueron llevados a hospitales en ambulancias, y según los informes aún respiraban mientras eran transportados, dijo la policía de Portland.

Al parecer, las víctimas son alumnos de la secundaria Rosemary Anderson, a la que asisten unos 190 estudiantes vulnerables, afirmó el sargento policial Pete Simpson. La agresión posiblemente relacionada con una pandilla, dijo la policía de Portland.

Los tres estaban conscientes y respiraban cuando se les trasladó al hospital, agregó.

La agresión a tiros ocurrió después del mediodía en una esquina afuera de la escuela, afirmó. El atacante huyó y los estudiantes corrieron de vuelta a la entrada de la escuela en busca de auxilio, apuntó.

La policía desconoce si el agresor actuó solo o con otros, pero Simpson afirmó que la información preliminar deja entrever que una pandilla estuvo involucrada en la agresión.

La secundaria alternativa Rosemary Anderson es para estudiantes vulnerables a los que expulsaron otras escuelas, desertaron, carecen de hogar o tienen un solo padre.

Según la página de internet de la secundaria, 190 estudiantes se inscriben anualmente en el plantel del norte de Portland. La secundaria también tiene un plantel en la localidad de Gresham.

Los padres fueron llamados a la escuela en tanto que una secundaria y una universidad técnica fueron cerradas con los alumnos dentro cuando ocurrió el incidente.

El segundo tiroteo en meses

Portland fue en junio escenario de otro ataque a tiros en una secundaria. Un alumno de primer año mató a otro estudiante y después se suicidó en el lugar.

Jared Padgett, de 15 años, abrió fuego el 10 de junio después de que llegara provisto con muchas armas a su escuela en el este de Portland.

Padgett mató a Emilio Hoffman, de 14 años, en el vestuario de la víctima en la secundaria Reynolds en Troutdale, en tanto que una bala perdida rozó al maestro de educación física Todd Rispler.

Cuando la policía confrontó a Padgett, éste ingresó en un baño y murió después de pegarse un tiro, según la policía.