Más de la mitad de los crímenes de odio por motivos étnicos fueron dirigidos contra personas de origen hispano en Estados Unidos en 2013, de acuerdo con un informe de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Un total de 794 incidentes de odio por motivos étnicos fueron reportados a las agencias policiales del país, de los cuales un 52.6 por ciento fueron contra latinos, lo que representó un descenso en relación con el 59.4 por ciento del 2012.

El FBI documentó un total general de 5,928 crímenes de odio Sin embargo, el número total de casos de crímenes por origen étnico el año pasado fue cuantitativamente más alto que los 667 del 2012.

En su reporte anual de Crímenes de Odio 2014, que cubre las denuncias del año calendario anterior, el FBI documentó un total general de cinco mil 928 crímenes de odio, incluidos aquellos por raza, orientación sexual, religión o etnicidad, entre otros.

Los incidentes individuales involucraron a siete mil 230 víctimas, según los registros de mil 826 corporaciones policiales de Estados Unidos.

La cifra global de crímenes de odio reportados a las autoridades en 2013 fue superior a los cinco mil 796 incidentes del 2012, cuando se registraron siete mil 164 víctimas.

Niveles con altibajos

El nivel de criminalidad por este tipo de delitos ha experimentado altibajos en los últimos años en Estados Unidos. Por comparación, el total de incidentes reportados en 2011 fueron seis mil 222 con un total de siete mil 713 víctimas.

Las ofensas raciales fueron las más numerosas En 2013, las ofensas raciales fueron las más numerosas, con un total de tres mil 407 víctimas, un 66.4 por ciento de las cuales fueron contra afro americanos, 21.4 por ciento contra blancos, 4.6 por ciento contra asiáticos y 4.3 por ciento contra indios americanos.

Los hispanos no están considerados en la categoría racial sino en la étnica, toda vez que los latinos pueden ser lo mismo caucásicos, mestizos o de ascendencia negra o asiática.

Entre las ofensas por origen étnico, que sumaron 794 en 2013 –una marginal reducción frente a las 667 de 2012- la mayor proporción, un 52.6 por ciento fueron contra hispanos y el resto contra personas de etnicidad diferente.

El presidente estadunidense Barack Obama suscribió en 2009 la Ley de "Prevención de Crímenes de Odio Matthew Shepard y James Byrd, Jr.", que ha sido aplaudida por activistas como un herramienta más apropiada para llevar justicia a las víctimas de crímenes odio.

Bajo la nueva legislación, el Departamento de Justicia investiga ese tipo de crímenes y tiene jurisdicción para procesar casos cuando las leyes locales o estatales son inadecuadas o las autoridades locales no quieren actuar.