Barack Obama arriba a China con su liderazgo en entredicho

  • Inicia una gira por tres naciones en la que pondrá a prueba su capacidad de liderazgo en el escenario mundial en sus últimos dos años en el cargo.
  • El partido demócrata tuvo una derrota abrumadora en las elecciones legislativas del 4 de noviembre que los relegó como minoría en el Congreso.

En momentos de una veloz baja de su influencia en Estados Unidos, el presidente Barack Obama ha puesto la mira en China, la primera escala de una gira por tres naciones en la que pondrá a prueba su capacidad de liderazgo en el escenario mundial en sus últimos dos años en el cargo.

El mandatario, que alguna vez tuvo la imagen de superastro global, llegó el lunes a Beijing en circunstancias totalmente distintas; sus días de mayor poder han quedado atrás.

Esta va a ser una gira difícil para el presidente En Estados Unidos, los republicanos continúan regocijándose de haber derrotado abrumadoramente a los demócratas en las elecciones legislativas del 4 de noviembre y haberlos relegado a minoría en ambas cámaras del Congreso. Los colegas del presidente en Asia y Oceanía con seguridad están al tanto de los acontecimientos.

A su llegada a la capital china, Obama descendió del avión presidencial y caminó por una alfombra roja, donde lo recibió una guardia de honor militar. Obama saludó a funcionarios chinos antes de subir a una limosina que lo esperaba en el lugar.

El presidente tiene previsto pronunciar el lunes un discurso sobre las relaciones de Estados Unidos con Asia durante una cumbre de alto nivel del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.

También asistirá a un almuerzo con importantes gobernantes asiáticos antes de un espectáculo que incluirá fuegos artificiales en el Centro Acuático Nacional de Beijing.

Se reunirá con el presidente Xi Jinping

Durante su visita de tres días en China, Obama también se reunirá con el presidente chino Xi Jinping. Los gobernantes de las dos economías más grandes del mundo darán una conferencia de prensa antes de finalizar la visita, el miércoles, y Obama se dirija a Mianmar.

El compromiso de Obama con la región y su capacidad para aumentar la influencia de EU estaba en duda La gira es una de las últimas oportunidades de Obama para hacer efectivo su propósito de ampliar la influencia de Estados Unidos en Asia. En China, Mianmar y Australia, los gobernantes serán quienes dictaminen si las encomiables ambiciones de Obama en la región de Asia-Pacífico se han desviado debido a las enconadas crisis en Europa Oriental, Africa y el Medio Oriente.

"Esta va a ser una gira difícil para el presidente", declaró Ernest Bower, experto en temas de Asia en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

Afirmó que los gobernantes asiáticos analizan la gira de Obama con una interrogante principal: ¿Quién es Barack Obama después de las elecciones legislativas?

"Intentarán discernir si (Obama) está comprometido y si tiene el capital político para seguir hasta el final", dijo Bower.

Incluso antes de las elecciones, el compromiso de Obama con la región y su capacidad para aumentar la influencia de Estados Unidos estaba en duda en muchas capitales.

Los aliados de Estados Unidos como Japón y Corea del Sur han exigido una mayor presencia estadounidense, en parte para contrarrestar el peso cada vez mayor de China.

Sin embargo, la operación de Obama contra el grupo Estado Islámico y la respuesta de su gobierno contra el ébola han desviado recursos militares y financieros hacia otras latitudes.