Denuncian criterios raciales en la Patrulla Fronteriza en Arizona

  • Un reporte de Gente Ayudando Gente en la Zona Fronteriza, formado por residentes de Arivaca, monitorearon a los uniformados en la frontera.
  • El informe mostró que los hispanos tienen mayor probabilidad que los anglosajones de ser detenidos en puntos de revisión carretera.

Residentes de la comunidad de Arivaca, Arizona, que monitorearon la gestión de la Patrulla Fronteriza, alertaron este lunes sobre el uso de criterios raciales entre agentes de la corporación, y exigieron una investigación federal.

Un reporte de Gente Ayudando Gente en la Zona Fronteriza, formado por residentes de Arivaca, mostró que los hispanos tienen mayor probabilidad que los anglosajones de ser detenidos en puntos de revisión carretera y ser enviados a inspección secundaria.

Los residentes de Arivaca acusaron a los agentes de violar sistemáticamente sus derechos constitucionales El grupo documentó con la ayuda de voluntarios las actividades de los agentes de la Patrulla Fronteriza en un cruce de revisión carretera ubicado cerca de Arivaca, al noroeste de Nogales, Arizona, y unos 25 kilómetros al norte de la frontera con México.

Los residentes de Arivaca demandaron el retiro del puesto de revisión y acusaron a los agentes de violar sistemáticamente sus derechos constitucionales, con las frecuentes detenciones sin justificación en busca de "alguna posible actividad criminal".

Los residentes de Arivaca, entre ellos niños en edad escolar, deben pasar por el puesto de revisión de la Patrulla Fronteriza cada vez que salen de la comunidad, por lo que están constantemente sujetos a violaciones a sus derechos, dijo el grupo en el comunicado.

El grupo reunió más de 100 horas de datos del 26 de febrero al 28 de abril últimos, y documentó dos mil 379 detenciones vehiculares, con descripciones del conductor, duración de la parada y lo ocurrido cuando se pidió al conductor una identificación.

También se anotaron las veces en que los automovilistas fueron enviados a inspección secundaria, la edad, el grupo racial y el género del agente fronterizo que efectuaba la detención.

El reporte reveló que mientras la mayoría de los dos mil 379 vehículos detenidos estaban ocupados por conductores de origen anglosajón, a los automovilistas hispanos se les pidió más veces una identificación.

Los voluntarios registraron 45 ocasiones en las que se pidió a los automovilistas mostrar su identificación, 34 de las cuales involucraron a conductores de origen hispano.

En once ocasiones, seis de las cuales correspondieron a conductores hispanos, los agentes enviaron a los vehículos a una inspección secundaria, de acuerdo con el reporte.

El reporte destacó que de los dos mil 379 vehículos detenidos, en ningún caso se dio alguna aprehensión de personas o se incautó contrabando.