Más de 2,3 millones de estadounidenses ya han votado para las elecciones legislativas de noviembre y tanto republicanos como demócratas dicen que los votos adelantados están ayudando a inclinar la contienda a su favor.

Republicanos en Iowa y Florida, en particular, están celebrando sus esfuerzos en la votación adelantada, una estrategia electoral que los republicanos en esencia cedieron a los demócratas.

Florida lidera la cantidad de votos emitidos antes del día de las elecciones, con más de 891.000. Los republicanos representan casi la mitad de esos votos, en comparación con aproximadamente 35% para los demócratas. La campaña de reelección del gobernador floridano, el republicano Rick Scott, dice que esa brecha prueba su impulso, incluso en momentos que las encuestas muestran que va a la zaga del demócrata Charlie Crist, que fue gobernador y republicano antes de cambiar de bancada para volver a postularse.

En Iowa, los republicanos esperan que el nuevo enfoque de centrarse en la votación adelantada sea vital en la reñida campaña por el Senado entre la republicana Joni Ernst, legisladora estatal de 44 años, y el demócrata Bruce Braley, un legislador de 56 años. El resultado de esa contienda ayudará a determinar qué partido controlará el Senado en enero.