La Corte Suprema frena las bodas gay en Idaho, un día después de ser autorizadas

  • Las uniones habían sido legalizadas por un fallo de una corte de apelaciones este martes.
  • Idaho apeló ante el supremo tribunal. 
  • Ya había largas filas de parejas que se querían casar.

Un día después de que una corte de apelaciones legalizara el matrimonio homosexual en Idaho y Nevada(una decisión que también tendría efectos legales en Alaska, Montana y Arizona), la Corte Suprema de Estados Unidos ha bloqueado temporalmente esa autorización solo para Idaho, a la espera de resolver un recurso interpuesto por las autoridades de ese estado.

En un principio se informó que este bloqueo se aplicaba a los dos estados. Sin embargo, el juez de la Corte Suprema Anthony Kennedy aclaró que que colocó temporalmente en espera este tipo de matrimonios solo en Idaho, donde las autoridades estatales han solicitado la postergación. Las de Nevada no hicieron una solicitud similar.

Parejas homosexuales ya hacían fila para casarse en Idaho vieron así sus esperanzas frustradas este miércoles ante la decisión del juez de la Corte Suprema.

Los estados se habían sumado a un creciente número de entidades donde el matrimonio homosexual es legal,luego que la Corte Federal de Apelaciones del noveno circuito en San Francisco fallara el martes que los derechos de protección igual para las parejas homosexuales eran violados por las prohibiciones de bodas gay en sus estados.

Filas frustradas

La orden del juez de la Corte Suprema, Anthony Kennedy, que suspende temporalmente los matrimonios homosexuales se produjo poco más de una hora después que Idaho presentara un pedido de emergencia en ese sentido. El estado dijo que sin esa suspensión, los funcionarios estatales y de condados habrían tenido que comenzar a emitir licencias matrimoniales a parejas homosexuales desde el miércoles en la mañana.

Estábamos ante el secretario y entonces nuestro abogado recibió el documento Las parejas habían comenzado ya a hacer fila para casarse, pero su gozo se convirtió en tristeza al conocerse la suspensión.

Amber Beierle, una de las ocho mujeres que demandaron a Idaho por su prohibición, esperaba casarse con Rachael Robertson el miércoles.

"Habíamos pasado ya los detectores de metal, estábamos a unos pocos pies del secretario, y entonces nuestro abogado recibió un documento de una página", dijo Beirle. "Al parecer, era el juez Kennedy diciéndonos no".