Cristina Fernández acusa en la ONU a los 'fondos buitre' de terrorismo económico

  • Señaló que buscan desestabilizar la economía y provocar miseria.
  • Dijo que Argentina  es acosado con la complicidad del sistema judicial de EU por los fondos "buitre", término para referirse a los especuladores.

La presidenta argentina Cristina Fernández acusó este miércoles a los fondos "buitre" de ser una especie de terroristas económicos y financieros que buscan desestabilizar la economía y provocar miseria.

Ante la Asamblea General de Naciones Unidas, la mandataria calificó así los alcances de las operaciones de los fondos "buitre" que especulan con deudas soberanas de los países, y que colocaron a Argentina en una inédita e involuntaria cesación de pagos.

Los fondos 'buitre' amenazan y hostigan con acciones sobre la economía de nuestro país "Los fondos 'buitre' amenazan y hostigan con acciones sobre la economía de nuestro país, provocando rumores, infamias y calumnias, desde lo personal hasta lo económico y financiero", dijo.

La mandataria recordó que Argentina ha honrado sus compromisos desde 2003 hasta ahora, con el pago de 190 mil millones de dólares a sus acreedores, entre ellos el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que canceló su deuda en un solo pago.

Agregó que hace pocos meses renegoció los pagos de una deuda con el Club de París que databa de 1956, en medio de un proceso de inclusión social sin precedentes en el país sudamericano.

"Todo lo hemos hecho con recursos propios, sin acceso a mercado de capitales, porque Argentina tenía vedado ese acceso", explicó.

Sin embargo, dijo, ahora el país es acosado, con la complicidad del sistema judicial de Estados Unidos, por los fondos "buitre", término que acuñó el primer ministro británico Gordon Brown para referirse a los especuladores.

Fernández explicó que Argentina renegoció su deuda con 92.4 por ciento de los bonistas en dos canjes realizados en 2005 y 2010, en los que obtuvo rebajas del 75 por ciento.

Los fondos "buitre", precisó, no entraron al canje porque compraron bonos de la deuda argentina en 2008, a precios de remate, y luego exigieron en tribunales de Estados Unidos que se les pagara el valor nominal, con ganancias usureras de mil 608 por ciento.

De esta manera, el 1.0 por ciento de los acreedores de Argentina que representan los fondos "buitre" pone en riesgo una histórica renegociación que fue aceptada por una inmensa mayoría de bonistas.

Fernández agradeció el apoyo de la Asamblea General de la ONU, que el pasado 9 de septiembre aprobó por mayoría una resolución presentada por Argentina para generar un marco jurídico regulatorio en materia de reestructuración de deuda soberana.