El presidente Obama nomina a hija de inmigrantes como embajadora en México

  • Maria Echaveste ocupó un cargo en la Casa Blanca con el presidente Bill Clinton.
  • Antropóloga y abogada, tiene 60 años y es originaria de Texas.
  • De niña acompañaba a sus padres, de origen mexicano, que trabajaban en el campo.
Imagen de archivo de dos agentes de seguridad en la azotea de la Casa Blanca.
Imagen de archivo de dos agentes de seguridad en la azotea de la Casa Blanca.
ARCHIVO

El gobierno del presidente Barack Obamanominó a Maria Echaveste, hija de inmigrantes mexicanos con una destacada trayectoria política desde la presidencia de Bill Clinton, como embajadora en México. A decir de fuentes legislativas, es inminente el nombramiento de la mujer que relevaría al actual embajador, Anthony Wayne

A decir de fuentes legislativas, según publica El Universal, es inminente el nombramiento de la mujer que relevaría al actual embajador, Anthony Wayne, quien este mes de septiembre cumple tres años en el cargo.

María Echaveste tiene 60 años y es originaria del estado de Texas. Egresada de las Universidades de Stanford y Berkley, donde estudió derecho y antropología, ha destacado en altos cargos de responsabilidad en la Casa Blanca; es experta en temas migratorios y derechos civiles.

De sus orígenes, se sabe que luego de pasar su infancia en la ciudad de Harlingen, Texas, se mudó a California junto a sus seis hermanos y sus padres, quienes trabajaban en el campo.  Durante su infancia, según testimonios recogidos por medios como The New York Times, acompañaba a sus padres a la pizca de fresa, tomate y algodón.

Entre 1998 y 2001 se desempeñó como subdirectora adjunta del gabinete del presidente Clinton, uno de los más altos cargos ocupados por una mujer latina. Tras dejar la Casa Blanca, fundó el grupo Nueva Vista Group, una organización consultora en asuntos de migración, salud, telecomunicaciones, finanzas y asuntos laborales.

La designación de Maria Echaveste aún deberá someterse a confirmación ante el Senado. Fuentes legislativas confiaron en que, dada la importancia estretégica de México, el proceso podría ser relativamente breve.