La comediante Joan Rivers tuvo su funeral como ella había deseado, al estilo Hollywood

  • Rivers murió a los 81 años de edad el pasado jueves.
  • En su biografía, la artista escribió que quería un funeral como “un gran asunto del mundo del espectáculo con luces, cámaras, acción".
  • Numerosas celebridades se dieron cita en NY para despedir a la comediante.

 Los funerales de la comediante estadunidense Joan Rivers, se efectuaron este domingo aquí, casi como ella lo había deseado, con paparazzi sacando fotos y un desfile de personajes de la televisión, periodistas y estrellas del espectáculo.

Rivers murió a los 81 años de edad el pasado jueves en el Hospital Mount Sinaí de Nueva York, luego de que fuera trasladada de urgencia después de que dejara de respirar durante una cirugía en sus cuerdas vocales en una clínica de endoscopia, el 28 de agosto.

Cientos de personas y múltiples celebridades acudieron a despedirla en la sinagoga Emanu-El en ManhattanRivers escribió en su biografía “I Hate Everyone ... Starting With Me”, (Odio a Todos… Empezando Conmigo), que deseaba que su funeral fuera “un gran asunto del mundo del espectáculo con luces, cámaras, acción", con servicios, paparazzi y publicistas.

Este domingo, los deseos de la comediante le fueron cumplidos parcialmente, dado que no se colocó la alfombra roja que ella hubiera querido.

Sin embargo, cientos de personas y múltiples celebridades acudieron a despedirla en la sinagoga Emanu-El en Manhattan.

El servicio fue privado dentro de la sinagoga, pero cientos de fans y espectadores permanecieron afuera sobre la Quinta Avenida frente a Central Park, algunos vestidos con sus mejores galas para honrar a Rivers, quien hacía gala de su experiencia en modas.

Celebridades como las periodistas de televisión Diane Sawyer y Bárbara Walters; los comediantes David Letterman; Howard Stern; Rosie O’Donnell y Whoopi Goldberg y los actores Sarah Jessica Parker y su esposo Matthew Broderick, además del multimillonario Donald Trump, asistieron al servicio entre otros.

El presentador de televisión Charlie Rose, describió el funeral al salir del mismo como "conmovedor, divertido, cariñoso" y dijo que a la señora Rivers le "hubiera gustado".

Testigos indicaron que la parte delantera de la sinagoga fue adornada con gardenias blancas y que en el funeral un organista tocó música clásica y el Coro de Hombres Homosexuales de Nueva York interpretó varias canciones, incluidas "What a Wonderful World", y “There Is Nothing Like a Dame”.