Cadena El Corral
Trabajadores de la cadena colombiana El Corral en Estados Unidos. FACEBOOK / El Corral USA

Cuando la cadena de hamburgueserías El Corral inauguró su primer restaurante estadounidense cerca de Miami el año pasado, los colombiano-estadounidenses llegaron en masa para degustar el sabor de la comida de su tierra.

Tuvimos filas más largas que las de Disneyland. Algunos venían de Tampa y Orlando

Extrañaban las 20 diferentes recetas de hamburguesas de la cadena, que el país sudamericano recomienda orgulloso tanto a la población como a los visitantes extranjeros. Un promedio de 620 colombianos y de otras nacionalidades se presentaron cada día a comer al local durante las primeras seis semanas.

"Tuvimos filas más largas que las de Disneyland. Algunos venían de Tampa y Orlando", dijo Juan Mario Patiño, vicepresidente de gestión de 4JS, la franquicia de la compañía en Estados Unidos.

El Corral es una de las cadenas de restaurantes sudamericanas que está utilizando el sur de Florida como la puerta de entrada al mercado estadounidense.

Juan Valdez, una empresa colombiana que recibió su nombre del personaje de ficción productor de café, planea abrir 60 cafeterías en el sur de Florida en los próximos cinco años en un nuevo intento de desafiar a Starbucks en su propio terreno. Giraffas, la segunda mayor cadena de comida rápida de Brasil, abrió su primer restaurante estadounidense en el norte de Miami hace tres años y ha inaugurado 10 más desde entonces.

Un sector que mueve 231,000 millones

Las cadenas de comida rápida de Estados Unidos y los restaurantes informales generan unos 231.000 millones de dólares en ventas anuales y las empresas sudamericanas buscan un pequeño pero creciente bocado de ese mercado trayendo a la mesa sabores de diferentes variedades.

La gente siempre va a estar interesada en probarlo para ver si se ajusta a sus necesidades

"Los estadounidenses siempre están interesados en algo nuevo y diferente", dijo Warren Solochek, un analista de restaurantes de la firma de investigación de mercado NPD Group. "Si tienes un nuevo tipo de restaurante que llega a la zona, la gente siempre va a estar interesada en probarlo para ver si se ajusta a sus necesidades".

En los últimos cinco años, ciudades como Miami, Boston y Nueva York han visto una gran afluencia de marcas europeas y latinoamericanas que buscan poner a prueba el mercado estadounidense, según Darren Tristano, vicepresidente ejecutivo de Technomic, un investigador de la industria alimentaria.

Teniendo en cuenta que un tercio de la población es hispana, el condado de Miami-Dade es el preferido por las empresas de América del Sur porque están familiarizadas con muchos de los residentes. Las compañías confían en el papel de sus compatriotas como embajadores de sus marcas.

"Les digo a todos mis amigos que deberían venir aquí", dijo el colombiano Andrés López, de 24 años, en el restaurante El Corral en Brickell, el distrito financiero de Miami. "La calidad de su carne es la mejor"