Patrulla Fronteriza
Un agente de la Patrulla Fronteriza detiene a un inmigrante. CBP.GOV

Los policías estatales detienen para revisión y arrestan en cantidades desproporcionadas a conductores negros y de origen hispano, señala un informe dado a conocer el martes por el capítulo de Nebraska de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés).

El informe encontró que es más probable que conductores pertenecientes a esas minorías sean detenidos, cacheados o arrestados, que los blancos. Amy Miller, directora legal de la ACLU de Nebraska, dijo que los hallazgos no sólo representan una injusticia para las personas negras o hispanas, sino que dañan la confianza del público en las fuerzas del orden.

Proteger y servir no es una sugerencia "Proteger y servir (lema de la policía) no es una sugerencia", señaló Miller. "Es una orden que obliga a los encargados de hacer cumplir la ley a tratar en la misma forma a todas las comunidades".

La ACLU usó información recopilada por la Comisión de Crímenes en Nebraska desde 2013. El estado pidió a las agencias encargadas de hacer cumplir la ley que informen del perfil racial de los detenidos desde 2001, cuando la comisión prohibió la detención de personas por su origen racial. El organismo no analiza las estadísticas pero sí ofrece una panorámica de las detenciones a conductores.

"Nebraska tiene información que se remonta a más de una década y demuestra que prevalece el encasillamiento racial", señala el informe de la ACLU. "Es momento de actuar: debe reconocerse que el encasillamiento racial existe en nuestro estado y debemos tomar medidas concretas para acabar con esta práctica ilegal y contraproducente".

El informe subraya que más del 22% de las detenciones de tránsito en Omaha se hacen a conductores negros, pese a que este grupo conforma sólo el 11% de la población de la ciudad. En Lincoln, los conductores negros aparecen en 9,6% de las detenciones, mientras que sólo son el 3,5 % de la población.

El informe no incluye cifras similares de detención de conductores hispanos contra el porcentaje de la población que representan.

Un vocero de la policía de Omaha dijo que el jefe de la corporación, Todd Schmaderer, estaba fuera de la ciudad el martes y no podía hacer comentarios sobre el informe porque no lo había leído. Una vocera de la policía de Lincoln no respondió inmediatamente un correo electrónico en el que se le pedía hacer comentarios.

El informe señala que es más probable que los negros e hispanos detenidos para revisión sean arrestados que si se trata de un blanco. La probabilidad de que un automovilista blanco sea arrestado tras una detención de tránsito es de una en 48, mientras que para los negros o hispanos la probabilidad es de una entre 3.

El informe ofrece varias recomendaciones para resolver el problema del encasillamiento racial, entre ellas, entrenamiento para evitar sesgos por parte de los oficiales. El informe también propone mejorar los procesos que tienen las agencias del orden para resolver las quejas del público contra los oficiales y hacer que todos los policías usen cámaras para el tablero de sus vehículos y personales.