El ex primer ministro del gobierno de Hamás en Gaza Ismail Haniya adelantó este martes, a primera hora de la tarde, un acuerdo de alto el fuego permanente con Israel. La Autoridad Nacional Palestina (ANP) y Egipto confirmaron poco después el acuerdo que ha entrado en vigor a las 19.00h de este martes.

Israel acepta la propuesta egipcia de alto el fuego, como hicimos el 15 de julioEl presidente de la ANP, Mahmud Abás, en rueda de prensa en Ramala (Cisjordania), ha respaldado la propuesta egipcia para el cese de las hostilidades. Abás ha asegurado que la tarea más urgente ahora es reconstruir Gaza, que ha sufrido un grado de destrucción "más allá de la imaginación" y agradeció a Catar y al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, el papel que han jugado en el desarrollo de las negociaciones indirectas entre israelíes y palestinos para lograr un alto el fuego permanente.

En un comunicado, el Ministerio egipcio de Exteriores dijo que para "preservar las vidas de los palestinos y parar el derramamiento de sangre, Egipto ha llamado a ambas partes para que establezcan un alto el fuego completo y recíproco".

También Israel ha aceptado el acuerdo ofrecido por El Cairo. "Israel acepta la propuesta egipcia de alto el fuego, como hicimos el 15 de julio", cuando se acordó la anterior tregua, ha indicado Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a través de su cuenta en Twitter.

Eso sí, el Gobierno israelí asegura que sólo participará en "las conversaciones en El Cairo sobre el futuro de Gaza si se produce un cese total de los ataques terroristas desde Gaza", ha advertido el portavoz.

Celebraciones en la calle y últimas víctimas

Miles de gazatíes se han echado a las destruidas calles para celebrar, con disparos al aire, lo que consideran el fin de la guerra con Israel. Poco después de que el alto el fuego logrado entrara en vigor, y tras un último y cruento coletazo de bombardeos y disparos de cohetes, las felicitaciones "por la victoria" desde las mezquitas se mezclaron con gritos de "Alahu Akbar" (Dios es grande, en árabe).

Minutos después de que las milicias palestinas anunciaran la existencia de un acuerdo y poco antes del inicio del alto el fuego, tres palestinos perdieron la vida en un ataque israelí en Gaza. Las tres víctimas fueron alcanzadas por misiles en la ciudad meridional de Rafah, fronteriza con Egipto. También falleció un ciudadano israelí por impacto de un mortero palestino disparado desde Gaza contra la localidad de Eshkol, en el sur de Israel. Otras seis personas resultaron heridas en el ataque, una de las cuales se encuentra en estado crítico y otra grave.

Hamás dice que el acuerdo aliviará el bloqueo

Israel ha accedido a abrir sus fronteras con Gaza para permitir la entrada de ayuda humanitaria y material para la reconstrucción en el enclave palestino, ha informado el Ministerio de Exteriores egipcio en un comunicado. Las conversaciones indirectas entre Israel y los palestinos sobre otras cuestiones "se reanudarán en un mes desde el inicio del alto el fuego", precisa el comunicado.

Jaled al Bastah, representante en las negociaciones en El Cairo del grupo radical Yihad Islámica, afirmó, por su parte, que el acuerdo supondrá el levantamiento del embargo económico y el asedio militar que Israel impuso a la Franja en 2007. "Egipto nos ha informado de que Israel ha aceptado el acuerdo de alto el fuego conforme a las demandas y las condiciones de los palestinos", escribió en un mensaje enviado a través del teléfono móvil.

Estamos esperando solo la declaración final De acuerdo con fuentes cercanas a la delegación palestina, el alivio del bloqueo será inmediato, con la ampliación de la zona de pesca, mientras que la discusión sobre la apertura del puerto y el futuro aeropuerto de Gaza se ha aplazado un mes. La propuesta incluye, además, la reapertura de la frontera con Egipto y la financiación para la reconstrucción de la Franja, según las citadas fuentes.

En la misma línea, Musa Abu Marzuq, representante de Hamás en la delegación palestina que negocia en El Cairo el cese permanente de las hostilidades en Gaza, afirmó que solo se está a la espera de los últimos flecos. "Estamos esperando solo la declaración final, que supondrá el punto de partida para el final de la agresión israelí contra nuestro pueblo", afirmó.

La ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni, ha asegurado que el fin del conflicto en Gaza no debería suponer "ningún logro político para Hamás".

Intentos anteriores

Las hostilidades entre palestinos e israelíes se reanudaron hace una semana después de que ambos contendientes se acusaran mutuamente de haber llevado el diálogo a un callejón sin salida y de haber roto la tregua entonces en vigor. Desde entonces, cerca de un centenar de palestinos y un niño israelí han muerto a causa de los bombardeos del Ejército de Israel y el lanzamientos de cohetes y morteros palestinos desde el interior de la Franja en esos siete días.

En los cincuenta días de enfrentamientos han perdido ya la vida 2.120 palestinos, en su gran mayoría civiles y una cuarta parte de ellos niños. En el conflicto también han perecido 64 soldados israelíes en combates con milicias palestinas, dos civiles israelíes -uno de ellos un menor- y un trabajador asiático.

Además, y de acuerdo con las cifras de la ONU, más de 450.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus casas y a convertirse en desplazados internos, cifra que supone una cuarta parte de la población de la depauperada Franja.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró el domingo que Israel no pondría fin a su ofensiva bélica hasta que no hubiera conseguido lo que denominó como "sus objetivos de seguridad" y advirtió de que las operaciones militares podían prolongarse hasta septiembre.