Tres personas murieron y otras cuatro resultaron heridas en un lapso de una hora el domingo en los suburbios al norte de Los Ángeles en ataques al azar que podrían haber sido obra de los mismos agresores, informó la policía.

Los testigos vieron a dos hombres a bordo de una camioneta deportiva color bronce o dorado en dos de las tres escenas del crimen en el área del Valle de San Fernando el domingo por la mañana, dijo el sargento Frank Preciado, un vocero de la policía.

Es una seria amenaza Si bien las víctimas parecían haber sido elegidas al azar, los investigadores determinaron que el mismo tipo de arma fue usada en los ataques y la manera en que sucedieron resulta similar, indicó Preciado.

"Es una seria amenaza", agregó.

El Departamento de Policía de Los Ángeles ha destinado muchos recursos para investigar los ataques, dijo, y agregó que las autoridades han proporcionado información sobre los incidentes con la esperanza de recibir ayuda de la ciudadanía para encontrar a los sospechosos.

En el primero de los ataques, cinco integrantes de una familia viajaban se dirigían en un auto a la iglesia cuando fue agredida a tiros a las 5:50 de la mañana en San Fernando. Preciado dijo que en el incidente murió una mujer de 20 años y otras cuatro personas fueron heridas; una de ellas se encuentra hospitalizada en estado grave.

Aproximadamente 40 minutos después, un hombre murió baleado en un parque del vecindario de Sylmar.

Luego, 15 minutos después y a menos de ocho kilómetros (cinco millas) de distancia, una mujer mayor de 50 años fue hallada muerta con una herida de bala en la cabeza.

Los ataques se registraron en el Valle de San Fernando, a casi 48,3 kilómetros (30 millas) al norte del centro de Los Angeles.

Preciado añadió que los investigadores analizan si los ataques del domingo están relacionados con al menos otro sucedido durante la semana.