Bryan Cranston y Matthew McConaughey, protagonistas de Breaking Bad y True Detective
Bryan Cranston y Matthew McConaughey, protagonistas de ´Breaking Bad´ y ´True Detective´. ARCHIVO

Con la industria televisiva en su mejor momento, la entrega de los premios Emmy de este año promete convertirse en un espectáculo por todo lo alto. Las quinielas están al rojo vivo, con rivales muy potentes e igualados que podrían dar más de una sorpresa.

La gran noche de las series será este lunes y la gala, conducida por el presentador Seth Meyer, tendrá lugar en Los Ángeles a las 20h horas. El cómico Billy Crystal rendirá un emotivo homenaje a su gran amigo Robin Williams, recientemente fallecido.

Duelo en la cumbre

Por número de nominaciones, Game of Thrones es la favorita, con un total de 19 categorías, pero el número no garantiza nada: posiblemente la mitad (o más) de sus candidaturas queden en agua de borrajas.

En el ojo del huracán, dos series: la veterana Breaking Bad (CBS), cuyo apoteósico final ha contado con un aplauso generalizado de público y crítica, y la debutante True Detective, cuya primera temporada ha llegado como un bulldozer dispuesta a arrasar, con actores de primera línea y una factura inmejorable en forma y fondo.

Kiko Amat: 'The Big Bang Theory' es un engaño, es inmoral. Me dan ganas de romper sillas cuando la veoEn este caso, Breaking Bad podría hacerse con un galardón meritorio en detrimento de True Detective, que podría sufrir las consecuencias de su sorpresivo último capítulo, que dividió a la audiencia y dejó cierto amargor entre sus entusiastas fans.

Los expertos en series se encuentran divididos: el periodista Jesús Travieso, autor en 20minutos del blog Solo un capítulo más, apuesta por True Detective: "Ha sido lo único diferente del año. Lo más refrescante y sorprendente que he visto".

El director de cine Nacho Vigalondo se decanta en cambio por Breaking Bad. "Se dice que las series están dejando atrás al cine con guiones brillantes, pero luego a nivel de realización son muy planas. Esto no ocurre en el caso de Breaking Bad porque tiene un equipo técnico y una realización sobrecogedores", afirma.

En esta categoría, el periodista y novelista Kiko Amat solo tiene claro que no soporta Downton Abbey, a la que califica como "otra gran serie de mierda" por contar "una gran mentira sobre las clases sociales de la época". Su favorita está en el apartado de comedia, Louie. "Empezó siendo un poco rara pero me encanta porque se ríe de su patetismo, que es lo que me interesa: gente abatida mostrando mofa, colocando al humor frente a la tristeza".

Amat en cambio no soporta The Big Bang Theory: "Es un engaño, es inmoral. Tratan de disfrazar a cuatro nerds y al final consiguen hacer lo mismo de siempre, una serie moralista, repipi y melindrosa. Me dan ganas de romper sillas cuando la veo". Pese a la opinión del novelista, The Big Bang Theory parece imbatible, sin ningún rival digno de hacerle sombra, salvo quizás dos novedades: la mencionada Louie y Orange is The New Black, que ha contado con un gran recibimiento pero cuya vis cómica no está del todo clara.

McConaughey y Cranston, favoritos

Sin duda el gran duelo de titanes de esta edición de los Emmy tendrá lugar en la categoría de Mejor Actor de Drama.

Los votantes lo habrán tenido difícil a la hora de decidirse entre Bryan Cranston en la apoteósis de su personaje, Walter White —por el que ya ha recibido tres Emmy y un Globo de Oro— y el talento de Matthew McConaughey, en racha después de ganar el Oscar y el Globo de Oro y que se enfrenta a su primera nominación a un Emmy. Ni su compañero de reparto Woody Harrelson ni Kevin Spacey (House of cards) ni Jeff Daniels (ganador el año pasado por The Newsroom) parecen tener opciones.

El periodista Jesús Travieso también destaca la calidad de los protagonistas de True Detective ("dos actores de Hollywood muy potentes"), y en especial la de Matthew McConaughey. "Ha conseguido transformarse en estos últimos dos años. Creo que lo borda sacando su acento sureño y además tuvo que perder mucho peso, interpretando unos guiones muy complejos que me creo en todo momento".

En cambio Vigalondo apuesta por Bryan Cranston. "Es un actor bastante raro, tiene un registro poco común, poco naturalista", apunta.

Sorpresa en ciernes para las chicas

En las categorías femeninas, Julianna Margulies tiene muchas papeletas para dar la sorpresa como Mejor Actriz de Drama por la quinta temporada de The Good Wife. La actriz, que ya cuenta con un Emmy y un Globo de Oro por esta serie, podría dejar con las manos vacías a rivales como Claire Danes (Homeland) o Robin Wright (House of Cards).

En este apartado Travieso destaca a Lizzy Caplan en su papel de Masters of Sex, por su cambio de registro. Vigalondo echa en falta a Jessica Lange (American Horror Story) pero se inclina por Kerry Washington (Scandal). "Me gusta verla en pantalla", confiesa el director, aunque reconoce que no ha visto la serie.

Otro duelo en las categorías menores

Lena Heady se estrena como nominada por su papel como la reina Cersey de Juego de tronos en la categoría de Mejor Actriz Secundaria y su 'hermano' Peter Dinklage (Tyrion Lannister), que ya cuenta con un Globo de Oro este papel, vuelve a optar este año compitiendo con Mandy Patinkin (Saul en Homeland), Jon Voight (Ray Donovan) y Aaron Paul (Breaking Bad).

Cabe destacar entre los nominados de categorías 'menores' presencias tan curiosas como la de Jane Fonda como actriz invitada en la serie The Newsroom y Paul Giamatti como actor invitado en la británica Downton Abbey.

La opinión de los expertos

Algunas personalidades de la cultura, el cine y la televisión han desvelado a 20minutos qué serie de las nominadas se merece ganar. Entre ellas, parece que True Detective, la ficción de HBO protagonizada por Matthew Mcconaughey y Woody Harrelson, encabeza el raking a la mejor serie del año.

Entre las nominadas a Mejor Actriz de Drama, parece que no hay favoritas. Nuestro bloguero Jesús Travieso, por su parte, se decanta por Lizzy Caplan, cuyo papel en Masters of Sex supone un antes y un después en su carrera, "un registro totalmente diferente a lo que nos tenía acostumbrados".