El sismo de mayor potencia que ha sacudido el área de la bahía de San Francisco en 25 años causó el domingo que numerosas personas acudieran a hospitales, incendios, daños a diversos inmuebles históricos y la interrupción del suministro de electricidad a miles de casas y negocios en la región de Wine Country en el norte de California.

El movimiento telúrico de magnitud 6 ocurrió a las 3:20 de la mañana a unos nueve kilómetros (seis millas) de la ciudad de Napa, rompió tuberías de agua y gas, dejó 120 heridos  -entre ellos dos adultos y un niño lesionados críticamente-, tiró botellas y barriles en algunas vinerías famosas del valle de Napa y numerosas personas abandonaron sus casas en la oscuridad.

Autoridades de Napa dijeron que entre 15 y 16 inmuebles quedaron inhabitables después del sismo y se limitó el acceso a otras estructuras.

Los habitantes de la zona afectada, desconcertados y temerosos de que hubiera réplicas no regresaron a sus camas y deambulaban entre la policía y camiones de bomberos al amanecer por el centro histórico de Napa, donde debido al sismo se cayó un pedazo de tres metros de ladrillos y concreto en la esquina de un antiguo tribunal de condado.

"No podía levantarse de la cama"

Cuando desperté mi mamá estaba gritando, y el ruido del temblor acallaba los gritos de mi mamá

Escombros de gran tamaño estaban desperdigados en un prado y una calle frente al inmueble y el hueco resultante permitía la vista al interior de las oficinas.

El estudiante universitario Eduardo River, de 20 años, dijo que la casa que comparte con seis parientes se meció con tanta fuerza que no podía levantarse de la cama en su intento para salir del lugar.

"Cuando desperté mi mamá estaba gritando, y el ruido del temblor acallaba los gritos de mi mamá", aseguró rivera.

El agente de la Policía de Caminos de California Kevin Bartlett dijo que grietas y daños en el pavimento obligaron al cierre del tramo en dirección oeste de la carretera interestatal 80 donde conecta con la Ruta Estatal 37. Dijo que no hubo reportes de heridos o personas atrapadas en sus coches, pero que sí hubo numerosos pinchazos de los automóviles por conducir sobre caminos dañados.

Podrían registrarse fuertes réplicas

El bombero Doug Bridewell, parado frente a grandes trozos de mampostería que se desprendieron de un edificio de oficinas de hace un siglo y donde acababa de ser extinguido un incendio. "Esta fue la peor sacudida en la que he estado".

Bridewell, quien dijo que tuvo que caminar sobre muebles caídos en su propia casa para ver cómo estaba su familia antes de reportarse al trabajo, dijo que empezaban a surgir más reportes de heridos.

El Servicio Geológico alertó de que hay un 54% de posibilidades de que se registre una réplica fuerte en los próximos 7 días

El temblor vació gabinetes en las casas y las tiendas, provocó que se activaran las alarmas de autos estacionados e hizo que numerosos residentes del vecino condado de Sonoma salieran de sus casas a mitad de la noche. Las autoridades informaron que se reportaron numerosos cortes de electricidad en Sonoma.

"Fue un temblor oscilatorio", dijo Rich Lieberman, residente de Oakland. "Si sintió como una oscilación al principio y luego empeoró por su duración. No fue muy fuerte, pero sí sumamente largo y extremadamente activo".

El Servicio Geológico informó que el temblor se registró a una profundidad menor a 11,2 kilómetros (siete millas) y que hubo numerosas réplicas que se sintieron en el condado Napa, y alertó de que hay un 54% de posibilidades de que se registre una réplica fuerte en los próximos 7 días.

El más fuerte desde 1989

Se trató del sismo más fuerte que se haya presentado en la zona de San Francisco desde el de Loma Prieta de 1989, que tuvo una magnitud de 6,9, añadió el Servicio Geológico en el que murieron 63 personas, 16.000 viviendas quedaron destrozadas, se quebró parte del Bay Bridge, el largo puente que une San Francisco con el este de la bahía y los daños se cifraron en 6.000 millones de dólares.

San Francisco sufrió el peor terremoto de la historia en 1906, un temblor de magnitud 7,8 seguido de un incendio devastador que se prolongó durante varios días y provocó la destrucción de más del 80 % de la ciudad.