El Pentágono afirmó este viernes que carece de evidencias de que militantes del grupo radical Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) estén entrando en Estados Unidos por la frontera entre Texas y México, tal como insinuó el gobernador texano.

No he visto indicios de que ellos estén tratando de entrar por MéxicoRick Perry advirtió este jueves de que había una "posibilidad real" de que terroristas yihadistas entraran al país por la frontera de Texas. Sin embargo admitió que no tenía pruebas.

Perry aludió reportes sobre la posibilidad de que ISIL esté reclutando militantes de otros países, tras la ejecución del periodista estadunidense James Foley por un miembro que se sospecha de nacionalidad británica.

“Quizás sea un equipo de terroristas que entren con pasaportes y documentos en regla, como pasó antes (el 11 de septiembre del 2001), o quizá cuando uno o más crucen a través de nuestra insegura frontera”, refirió.

Sin información

“Yo no he visto indicios de que ellos estén tratando de entrar a través de la frontera con México”, dijo el vocero del Departamento de Defensa, almirante John Kirbi, al ser cuestionado al respecto durante una entrevista con la televisora CNN.

No tenemos información que nos lleve a creer eso. Sabemos de sus aspiraciones para atacar blancos occidentales y eso es algo, como el secretario (de defensa Chuck) Hagel dijo ayer, que tomamos muy serio y para lo cual debemos estar preparados”, dijo.

El almirante Kirbi reconoció que existe preocupación sobre el crecimiento de ISIS, al destacar la incorporación de militantes de países occidentales como Estados Unidos y Reino Unido y sus aspiraciones globales.

Preguntado por el número de integrantes con pasaporte occidental que conforman las filas del Estado Islámico, Kirby dijo que el Pentágono aun no tiene una cifra concreta, y explicó que el número total de los miembros del grupo varía constantemente.

México lo niega

Por su parte, el Gobierno de México cuestionó la declaración del gobernador de Texas al asegurar que no tiene indicios de la presencia de yihadistas en su territorio.

"Las autoridades mexicanas no tienen indicio alguno de la presencia de grupos o individuos extremistas islamistas en México", afirmó la embajada mexicana en un comunicado.

"Funcionarios de México y Estados Unidos mantienen comunicación permanente e intercambios de información y no hay indicación alguna que permita siquiera suponer lo que el gobernador Perry ha declarado", agregó.