Ante la orgullosa mirada de su madre y el resto de su familia, Los Tigres del Norte develaron el jueves su estrella en el Paseo de la Fama.

Ataviados con traje y corbata, los hermanos Jorge, Hernán, Eduardo y Luis Hernández y su primo Oscar Lara se convirtieron en la primera agrupación de música regional mexicana en ser incorporada al famoso bulevar de Hollywood.

Nosotros comenzamos solitos y ahora llenamos dos buses Tal vez también sean los primeros artistas en traer a toda su familia a la ceremonia, realizada en la cuadra 7000 del bulevar Hollywood.

Los intérpretes de éxitos como "Jefe de jefes" y "Contrabando y traición" dijeron que sus esposas, hijos, hermanos, nietos e incluso sobrinos llenaron dos autobuses.

"Nosotros comenzamos solitos y ahora llenamos dos buses", bromeó Hernán luego de la ceremonia.

Dedicaron su estrella al público y a su madre, Consuelo Angulo de Hernández, a quien Hernán llamó "la verdadera jefa de jefes".

Cerca de un centenar de admiradores les cantaron un estribillo del clásico "México lindo y querido" justo cuando posaban con una bandera mexicana al lado de su madre y un invitado de lujo, Marco Antonio Solís. También corearon algunos sus éxitos, que alternaron con gritos de "¡sí se puede!" y "¡sí se pudo!".

"Esto ha sido un aliciente muy importante para nosotros", dijo Jorge "Estamos muy agradecidos con Dios y con la vida por esta oportunidad".

Su estrella, la número 2.527 del paseo, queda cerca de las estrellas de Antonio Aguilar, Juan Gabriel, Sophia Loren y Stevie Wonder. Se suma a reconocimientos que incluyen varios premios Grammy y Latin Grammy, así como el Premio a la Trayectoria de la Academia Latina de la Grabación.

En sus 36 años de carrera, Los Tigres del Norte han vendido más de 37 millones de discos y grabado más de 500 canciones, incluyendo éxitos como "La jaula de oro", "Pacas de a kilo", "La puerta negra" y "Somos más americanos".

Las personalidades que reciben estrellas en el Paseo de la Fama son seleccionadas por un comité. De aceptar el reconocimiento, el homenajeado o sus patrocinadores deben pagar unos 30.000 dólares para cubrir los costos de la producción y mantenimiento de la estrella y otros gastos relacionados. El acto es organizado por la Cámara de Comercio de Hollywood.