EEUU: Disminuyen cruces de migrantes en frontera

El secretario interino de Seguridad Nacional Kevin McAleenan dijo el viernes que preveía una disminución del 25% en el número de inmigrantes que cruzan la frontera este mes.En tanto, las autoridades...

El secretario interino de Seguridad Nacional Kevin McAleenan dijo el viernes que preveía una disminución del 25% en el número de inmigrantes que cruzan la frontera este mes.

En tanto, las autoridades en Yuma, Arizona, presentaron una nueva instalación temporal para detención de niños y familias migrantes.

Las cifras seguirían siendo demasiado elevadas, pero es un comienzo, comentó McAleenan y dio crédito a México por un esfuerzo concertado para detener a los migrantes centroamericanos antes de que lleguen incluso a México, una estrategia incitada por las amenazas del presidente Donald Trump de imponer aranceles a los productos mexicanos.

Durante el mandato de Trump, el número de migrantes que cruzan la frontera sur de Estados Unidos se ha disparado pese a sus estrictas políticas y a su dura retórica. Más de 100.000 personas, en su mayoría familias provenientes de Centroamérica, han cruzado la frontera cada mes en los últimos meses.

Trump considera las cifras fronterizas mensuales como indicador de éxito, y hace unos meses, cuando sentía que los números eran muy altos, amenazó con cerrar la frontera por completo.

McAleenan restó importancia a la noción de que el pronóstico de decremento en junio se debe en parte al calor del verano, una temporada en la que tradicionalmente cruza menos gente.

“Estas iniciativas están teniendo un impacto”, declaró.

Mientras tanto, las instalaciones donde se aloja a los migrantes detenidos están sumamente saturadas, y tanto activistas como abogados han deplorado las condiciones de encierro. Las instalaciones fronterizas están diseñadas como estaciones de detención temporales, construidas con una capacidad máxima de 4.000, pero han llegado a tener 15.000 detenidos de manera rutinaria.

Niños y adolescentes, que quedan detenidos por días o semanas por las autoridades fronterizas, han descrito celdas heladas donde los pequeños se enferman de gripe, tienen fiebre, vomitan y lloran sin tener idea de cuándo saldrán, de acuerdo con documentos presentados en la corte en un caso que aborda las condiciones en que los niños deben ser cuidados cuando están bajo custodia del gobierno.

El Congreso envió a Trump el jueves un paquete de 4.600 millones de dólares que aumenta los fondos asignados al cuidado de los migrantes detenidos. McAleenan elogió la medida, pero dijo que aún resta mucho por hacer.

En Yuma, la construcción de una nueva instalación con capacidad para 500 personas en el estacionamiento de la sede estatal de la Patrulla Fronteriza comenzó hace dos semanas. Las unidades de aire acondicionado que fueron instaladas en el sitio funcionaban el viernes emitiendo un fuerte sonido.

La instalación está compuesta por dos carpas grandes: una para procesar a los migrantes y otra que está dividida en módulos para detenerlos y se prevé que abra al día siguiente, dijo Anthony Porvaznik, director del sector de Yuma.

Las instalaciones serán sólo para familias con niños y para los menores que viajan sin compañía de un adulto. La agencia gastó menos de 15 millones de dólares para montar la instalación y los servicios para cuatro meses, incluidos alimentos, lavandería y seguridad. Hay colchonetas gruesas para que puedan dormir ahí, duchas, corralitos para los infantes y mantas isotérmicas.

Porvaznik señaló que habrá mucha gente para vigilar a las familias y niños. El número de familias y menores que viajan sin compañía de un adulto ha aumentado en los últimos dos años, aunque ha disminuido en casi la mitad en las últimas semanas, añadió.

“Creo que podremos manejar el proceso muy bien, aunque estamos en un punto de quiebre, no tenemos los recursos suficientes. Esta crisis humanitaria ha puesto a prueba nuestros recursos”, comentó.

Dijo que, pese a los lugares adicionales, los agentes continuarán dejando a algunas de las familias migrantes en un albergue local.

La Patrulla Fronteriza en Yuma tenía capacidad para 400 personas, pero regularmente superaba ese número debido a que los agentes tenían problemas para procesar a la gran cantidad de personas, la mayoría provenientes de Centroamérica y muchos de ellos en busca de asilo.

Casi 11.000 familias y 6.000 menores sin compañía de un adulto han cruzado la frontera en el sector de Yuma desde octubre del año pasado, lo que lo convierte en el tercer cruce más transitado del suroeste del país.

McAleenan también habló sobre la terrible imagen de un padre y su hija que se ahogaron en las orillas del Río Bravo.

“La situación no debería ser aceptable para ninguno de nosotros”, dijo sobre las muertes. “Debería provocar una acción y un debate real... Y, sin embargo, aquí en Washington hemos fracasado colectivamente para poner fin a esta crisis. Esto no depende de los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Nacional. Ellos se merecen algo mejor y también las familias con niños”.

___

Long informó en Washington.