Después de una década dando equipo militar a los departamentos de policía civil en todo Estados Unidos, las autoridades federales están replanteándose si es una buena idea a la luz de la reciente violencia en Ferguson, Missouri.

Me preocupa profundamente que el despliegue de equipo y vehículos militares mande el mensaje equivocado

La ciudadanía ha visto imágenes de policías fuertemente armados y francotiradores entrenados haciendo frente a manifestantes desarmados, entre columnas de gas lacrimógeno. Al respecto, el secretario de Justicia, Eric Holder, ha dicho que aunque la policía y los ciudadanos necesitan calmarse "me preocupa profundamente que el despliegue de equipo y vehículos militares mande el mensaje equivocado".

La senadora Claire McCaskill, demócrata por Missouri, dijo que la respuesta policial como la de Ferguson se ha "vuelto el problema en vez de la solución". El representante Hank Johnson, demócrata por Georgia, anunció que presentará un proyecto de ley para revertir la militarización de la policía.

A su vez, el senador Carl Levin, demócrata por Michigan y residente de la Comisión de Servicios Armados del Senado, dijo que su panel revisará el programa para determinar si el equipo de sobra del Departamento de Defensa se está utilizando según lo previsto.

Una noche después de la violencia que acompañó la presencia de equipos de tipo militar en Ferguson, las tensiones disminuyeron sustancialmente cuando un capitán de la policía, sin protección y estrechando manos, caminó a través de una multitud en un gesto de reconciliación. El contraste se suma a la percepción de que los vehículos blindados y los gases lacrimógenos han hecho más mal que bien.

Cuerpos "excesivamente militarizados"

Mientras Estados Unidos está por concluir su período más largo en guerras, los militares han estado entregando miles de armas y camiones blindados excedentes a los cuerpos locales de policía, quienes a menudo son enviados a entrenarse junto a los militares.

Cada policía local de cualquier tamaño en este país tiene acceso a ese tipo de armas ahora

Un informe de la organización Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) dijo en junio que los cuerpos de policía se habían vuelto "excesivamente militarizados", con agentes utilizando en las calles de las ciudades la capacitación y los equipos diseñados para el campo de batalla.

El informe descubrió que la cantidad de bienes transferidos a través del programa de excedentes militares aumentó de un millón de dólares en 1990 a cerca de 450 millones de dólares en 2013.

"Cada policía local de cualquier tamaño en este país tiene acceso a ese tipo de armas ahora", dijo David Harris, un experto de la policía en la Facultad de Derecho de la Universidad de Pittsburgh. "Esto hace que sea más probable que las utilicen (y eso) es una escalada por sí misma".