China renueva demanda a Canadá de libertad de ejecutiva

China renovó el miércoles su demanda de que Canadá deje en libertad a una alta ejecutiva del gigante tecnológico Huawei, un día después de anunciar la suspensión de todas las importaciones de...

China renovó el miércoles su demanda de que Canadá deje en libertad a una alta ejecutiva del gigante tecnológico Huawei, un día después de anunciar la suspensión de todas las importaciones de productos cárnicos canadienses en un esfuerzo para aumentar las presiones sobre Ottawa.

El portavoz de la cancillería Geng Shuang les dijo a reporteros en Beijing el miércoles que Canadá debería “tomar en serio las preocupaciones de China” y dejar en libertad inmediatamente a Meng Wanzhou, principal ejecutiva financiera e hija del fundador de la compañía.

La embajada china en Ottawa dijo en una declaración el martes que los inspectores chinos de aduanas encontraron residuo de un aditivo restringido llamado ractopamina en un cargamento de productos de cerdo de Canadá, lo que motivó la prohibición. El aditivo está permitido en Canadá, pero prohibido en China.

Meng fue arrestada el 1 de diciembre en Canadá a pedido de Estados Unidos, que quiere enjuiciarla por cargos de fraude. Reside bajo arresto domiciliario en su mansión en Vancouver.

Días tras el arresto de Meng, China respondió deteniendo a dos canadienses y sentenciando a otro a muerte.

Los dos detenidos, el ex diplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor, han sido acusados de conspirar para robarse secretos de estado. No se ha proveído evidencia en el caso ni se les ha permitido a los hombres acceso a familiares ni abogados.

La nueva medida contra Canadá se produce en momentos en que el primer ministro Justin Trudeau viaja a Japón para la cumbre del G-20 esta semana. Se espera que el presidente estadounidense Donald Trump se reúna con su contraparte chino Xi Jinping en la cumbre para hablar de la guerra arancelaria entre los dos países.

El arresto de Meng desató un furor diplomático entre los tres países y dañó gravemente los lazos de Beijing con Ottawa. Los chinos se han negado a hablar con altos funcionarios del gobierno canadiense, incluyendo Trudeau y la canciller Chrysta Freeland.

Antes de su prohibición de carne canadiense, China había suspendido otros productos de Canadá, como canola.

El año pasado, los embarques de productos de cerdo de Canadá a China totalizaron 380 millones de dólares.