La Casa Blanca amenaza vetar proyecto migratorio demócrata

La Casa Blanca amenazó el lunes con vetar un proyecto de ley de 4.500 millones de dólares redactado por los demócratas encaminado a mejorar el trato a las familias migrantes detenidas tras cruzar la...

La Casa Blanca amenazó el lunes con vetar un proyecto de ley de 4.500 millones de dólares redactado por los demócratas encaminado a mejorar el trato a las familias migrantes detenidas tras cruzar la frontera sur de Estados Unidos, diciendo que la medida está “diseñada para paralizar” los esfuerzos del gobierno por reforzar la seguridad fronteriza.

Efectuó su advertencia mientras los líderes hispanos y demócratas presionaban a los líderes de la Cámara de Representantes a que añadieran cláusulas al proyecto de ley que fortalece las protecciones para los niños migrantes, muchos de los cuales han sido detenidos por las autoridades estadounidenses en condiciones duras.

Los legisladores que salieron de una reunión nocturna con la presidenta de la cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi, dijeron que era posible que haya cambios en el proyecto de ley, pero que de todas formas los líderes preveían que la Cámara de Representantes aprobaría la medida incluso el martes.

A pesar de ello, la amenaza de veto generó nuevas interrogantes en torno al destino del proyecto de ley. El Senado planeaba votar esta semana en una iniciativa que tiene respaldo bipartidista, pero muchos demócratas de la cámara baja dicen que las cláusulas en la versión del Senado encaminadas a ayudar a los niños migrantes no son lo suficientemente fuertes.

“En estos momentos, la meta es realmente que se acaben (los fallecimientos)... una muerte ya es demasiado”, dijo el representante demócrata Adriano Espaillat.

La semana pasada, John Sander, director de operaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, le dijo a The Associated Press que han muerto niños tras ser atendidos en la agencia. Indicó que las estaciones de la Patrulla Fronteriza están deteniendo a 15.000 personas, más del triple de su capacidad máxima de 4.000.

Los congresistas planean irse de Washington en unos días para un receso de una semana por el 4 de julio. Aunque los legisladores no quieren partir sin actuar en torno al proyecto de ley por temor a ser acusados de no responder a los problemas humanitarios en la frontera, ha parecido improbable que el Congreso tenga tiempo para enviar una solución negociada final del Senado y la Cámara de Representantes a Trump para fines de la semana.

En una carta a los legisladores en la que amenazaban con un veto, funcionarios de la Casa Blanca objetaron que el paquete de la cámara baja carecía de dinero para camas que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas necesita para poder detener a más migrantes. Se quejó también de que el proyecto de ley carecía de fondos para fortalecer la seguridad fronteriza, incluyendo para la construcción del muro que Trump prometió construir.

“Como este proyecto de ley no proporciona financiamiento adecuado para hacer frente a la crisis actual, y como contiene cláusulas partidistas diseñadas para paralizar los esfuerzos policiales del gobierno en la frontera, el gobierno se opone a su aprobación”, se afirma en la misiva.