Ferguson vivido una nueva noche de disturbios por la muerte de Mike Brown. Con gases lacrimógenos y bombas de humo la policía dispersó a manifestantes que arrojaron bombas incendiarias molotov durante una nueva noche de violencia en el suburbio de St. Louis, Missouri, después que la policía mató a tiros al adolescente.

Los manifestantes coreaban, "manos arriba, no disparen"Horas antes, el jefe de policía dijo que las relaciones interraciales eran la prioridad en la población, donde un agente de policía blanco mató al adolescente negro de 18 años.

En cambio, el diálogo civilizado de los foros comunitarios y las conferencias de prensa estaba totalmente ausente de las calles de Ferguson.

Agentes de distintos departamentos, con equipo antimotines y pertrechos militares, chocaron con manifestantes que coreaban, "manos arriba, no disparen".

Durante la noche se multiplicaron los enfrentamientos y las andanadas de gases lacrimógenos junto con bombas de humo para rechazar los proyectiles en llamas lanzados por la multitud. En ocasiones, la policía fuertemente armada apuntó a los manifestantes desde sus camiones blindados.

Una decena de arrestos

El diario St. Louis Post-Dispatch informó que una decena de personas fueron arrestadas, entre ellas el concejal Antonio French, que informaba sobre las protestas en las redes sociales. La policía dijo que informaría sobre los arrestos en las próximas horas.

El jefe de policía afirma que sus agentes respondieron con "una moderación increíble" ante los ataquesLos vecinos de Ferguson se han quejado de la presencia de policías equipados con perros poco después de la muerte de Brown, lo que para muchos evocó recuerdos de la lucha por los derechos civiles hace medio siglo.

El jefe de policía Jon Belmar dijo que sus agentes han respondido con "una moderación increíble" ante los ataques con piedras, botellas y armas de fuego y la destrucción de una veintena de patrulleros.

Se ha criticado a la ciudad y el condado por negarse a identificar al agente que mató a Brown. Las autoridades dicen que ese agente y otros han recibido amenazas.

La policía había pedido horas antes que todas las personas que se reunieran lo hicieran en una manera "organizada y respetuosa" y se dispersaran antes de caer la noche.

Otras manifestaciones realizadas horas antes el miércoles fueron pacíficas