Slack comienza a cotizar en Wall Street de forma directa

Las acciones de Slack, la plataforma de mensajería para usar en la oficina, comenzaron a cotizar el jueves en la Bolsa de Nueva York con el código bursátil “WORK”, cuando la empresa con sede en Nueva...

Las acciones de Slack, la plataforma de mensajería para usar en la oficina, comenzaron a cotizar el jueves en la Bolsa de Nueva York con el código bursátil “WORK”, cuando la empresa con sede en Nueva York arrancó con cotización directa.

A diferencia de una Oferta Pública Inicial (OPI), la Oferta Pública Directa (OPD) no necesita contratar coberturas ni vender acciones nuevas para recaudar capital: sólo enlistar las acciones ya existentes en los mercados privados. Tampoco hay precio inicial de oferta.

Aunque no hay un precio establecido al cotizar, Slack informó en documentos a los reguladores que el precio promedio de las acciones que cambiaron de manos en el mercado privado de febrero a mayo era de 26,38 dólares.

La NYSE estableció un precio de 26 dólares, que no es un precio de oferta.

Slack busca reemplazar los canales tradicionales de comunicación en la oficina, como el email, con su propia plataforma de mensajes.

Los usuarios utilizan canales _grupos de mensajes con un tema específico_ en lugar de comenzar una cadena de correos electrónicos sobre un asunto.

La empresa dice que 600.000 organizaciones en más de 150 países ya utilizan su sistema. Eso incluye más de 10 millones de usuarios activos diarios, que en conjunto pasan más de 50 millones de horas usando Slack en una semana promedio, ya sea en plan gratuito o de paga, de acuerdo con la empresa. En contraste, Facebook tiene más de 2.000 millones de usuarios.

La cotización de Slack en Wall Street era una de las más anticipadas en el sector tecnológico. Empresas de transporte de pasajeros como Uber y Lyft, la compañía de comunicación por video Zoom Video Communications y el sitio de imágenes e ideas Pinterest también llegaron al mercado hace pocas semanas.

Slack es la segunda empresa de tecnología de importancia que comienza a cotizar directamente, después de la app de música Spotify.