NY: Declaran culpable de tráfico sexual a líder de NXIVM

El líder de un grupo de autoayuda que atrajo a herederas y actrices de Hollywood fue declarado culpable el miércoles de convertir a sus seguidoras en esclavas sexuales mediante la humillación, el...

El líder de un grupo de autoayuda que atrajo a herederas y actrices de Hollywood fue declarado culpable el miércoles de convertir a sus seguidoras en esclavas sexuales mediante la humillación, el castigo y el chantaje de difundir fotografías en las que aparecían desnudas.

El jurado en una corte federal de Brooklyn tardó menos de cinco horas para declarar a Keith Raniere, de 58 años, culpable de todos los cargos en su contra relacionados con tráfico sexual y obligar a mujeres a tener relaciones sexuales.

El fiscal federal de Brooklyn, Richard Donoghue, describió al acusado como un manipulador mentiroso que “arruinó matrimonios, carreras, fortunas y vidas”.

Raniere, un personaje de baja estatura y grandes espejuelos que siempre vestía suéter en la sala del tribunal, escuchó con atención el veredicto pero sin mostrar reacción alguna. Su abogado, Marc Agnifilo, dijo que Raniere planea presentar una apelación. Raniere podría ser condenado a entre 15 años de cárcel o cadena perpetua. La audiencia de sentencia está programada para el 25 de septiembre.

“Es un día muy triste para él”, declaró Agnifilo. “Creo que no está sorprendido, aunque sostiene que no tenía intención de hacer nada malo”.

Raniere tuvo alguna vez adeptos internacionales y logró una posición firme en Hollywood con su grupo de la zona de Albany NXIVM. Sus seguidores incluyeron actrices como Allison Mack; Clare Bronfman, heredera de la fortuna de los dueños de licores Seagram, y una hija de la estrella de televisión Catherine Oxenberg, de la famosa telenovela “Dynasty”.

“Esta era una agrupación muy aterradora”, declaró Oxenberg después del veredicto. Su hija, India, abandonó NXIVM a raíz de que la actriz se pronunció en contra de esa organización.

“Tenía que salvar a una niña que había caído en las garras de esa secta, así que no me iba a detener hasta conseguir mi propósito”, afirmó Oxenberg.

Los fiscales dijeron a los jurados que Raniere, conocido entre sus seguidores como “Vanguard” y reverenciado como “el hombre más inteligente del mundo” era en realidad un estafador que a duras penas aprobó la universidad.

La hermandad, a veces llamada “The Vow” (El juramento), fue creada “para satisfacer los deseos sexuales, de poder y control del acusado”, dijo la fiscal Moira Penza en su alegato final.

Según un testimonio, las “esclavas” de Raniere fueron obligadas a entregarle “una garantía” para mantenerlas controladas: fotografías de ellas desnudas y otros materiales.

Las acusaciones más fuertes contra Raniere incluían que algunas mujeres fueron marcadas con sus iniciales y que comenzó a tener sexo con una de sus seguidoras cuando ésta tenía 15 años. Los fiscales dijeron que tomó varias fotografías de la adolescente desnuda que fueron mostradas una por una a las ocho mujeres y cuatro hombres integrantes del jurado.

Raniere guardaba las fotografías en su estudio privado como “trofeo” de su “conquista sexual”, dijo Penza.

Sus abogados argumentaron que Raniere creía genuinamente en medios no convencionales de autoayuda y que todos sus encuentros sexuales con seguidoras fueron consensuados. Su comportamiento puede considerarse como “repulsivo y ofensivo, pero no condenamos a personas en este país por ser repulsivas u ofensivas”, dijo Agnifilo en su discurso de cierre.

Raniere fue arrestado en un escondite en México en 2018 después de una pesquisa a su agrupación. Mack y Bronfman fueron acusadas formalmente con él pero se declararon culpables. Mack reconoció haber ayudado a Raniere a reunir su harem y a cobrar la “garantía”; Bronfman confesó haber cometido delitos financieros a favor del acusado.

Como ninguna de ellas testificó, los testigos cruciales fueron un miembro cooperante del círculo interior de Raniere y tres víctimas de la hermandad secreta.

Una víctima describió que estuvo confinada en una habitación durante más de 700 días por órdenes de Raniere como castigo por haber mostrado interés en otro hombre. Otra señaló que le vendaron de los ojos y la sujetaron en una mesa para que otra mujer pudiera efectuar un acto sexual con ella.