Bukele promete reparaciones por matanza de El Mozote

El presidente salvadoreño Nayib Bukele prometió el martes cumplir con las medidas de reparación y reivindicación a los familiares de las víctimas de la masacre de El Mozote, la más grande documentada...

El presidente salvadoreño Nayib Bukele prometió el martes cumplir con las medidas de reparación y reivindicación a los familiares de las víctimas de la masacre de El Mozote, la más grande documentada en la historia reciente de América Latina, perpetrada por los militares en 1981, que dejó un registro oficial de 978 fallecidos.

"Vamos a hacer de El Mozote un ejemplo de desarrollo para el resto del país. Invertiremos en la comunidad como no se ha hecho en mucho tiempo y le vamos a enseñar al resto del país y al mundo que sí se pueden hacer reparaciones en estos casos", manifestó el mandatario salvadoreño a los familiares de las víctimas que recibió en Casa Presidencial. “Vamos a trabajar para hacer esto lo más inmediato posible, sé que han esperado mucho para estas reparaciones”.

En el 2012, la Corte Interamericana para los Derechos Humanos condenó al Estado Salvadoreño por la matanza y ordenó medidas de reparación, que se han cumplido a medias o sencillamente no se han concretado, según familiares de las víctimas.

La masacre se registró entre el 11 y 13 de diciembre a unos 204 kilómetros al este de la capital salvadoreña durante una operación del ahora extinto batallón Atlacatl, entrenado en tácticas de contrainsurgencia en Estados Unidos.

Los soldados entraron a la zona en busca de las unidades del guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, pero mataron a cuanto civil encontraron en el lugar. Muchos de los cuerpos de las víctimas fueron tirados en el interior de una pequeña iglesia que luego incendiaron.

Un informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas divulgado en 1993 responsabilizó de la masacre al coronel Domingo Monterrosa, por entonces comandante del batallón Atlacatl, así como al jefe de operaciones, coronel Armando Azmitia y a otros seis oficiales, entre capitanes y mayores que no fueron juzgados bajo el amparo de la Ley de Amnistía General de 1993.

Monterrosa y Azmitia murieron en la zona de El Mozote el 23 de octubre de 1984, cuando un helicóptero en el que volaban explotó en el aire por una bomba colocada por la guerrilla.

En marzo de 2016 --36 años después de la matanza-- luego de que la Corte Suprema derogara la Ley de Amnistía que impidió que los delitos de lesa humanidad y los crímenes de guerra (1980-1992) fueran investigados, un juez salvadoreño reabrió el caso y ordenó que los altos mandos de la fuerzas armadas de El Salvador durante la guerra civil se presentaran al tribunal para responder por lo ocurrido.

A pocas horas de juramentarse como presidente de El Salvador, Bukele ordenó a la fuerza armada retirar de inmediato el nombre del coronel Monterrosa del cuartel de la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel.